Por Alejandro Basulto
12 enero, 2021

Llegaron a ser considerados extintos en el medio natural, pero en la actualidad, poco a poco se reintegran a su hábitat. El esfuerzo por preservar la especie está rindiendo sus frutos.

Los lobos mexicanos son la subespecie más pequeña de las 30 que hay de este canino en Norteamérica. Un animal que podía encontrarse en diversos lugares, que van desde zonas desérticas y semiáridas hasta bosques y ambientes más templados. Carnívoros de hábitos nocturnos y que se alimentan principalmente de borregos, antílopes, vengados, liebres y roedores.

Sin embargo, fue justamente la reducción de sus presas y de su hábitat lo que provocó que empezasen a atacar el ganado, lo que a su vez motivó que ganadores y las autoridades los cazaran de manera desmedida, hasta que en 1950, y según consignó National Geographic, esta subespecie había sido extinguida en su estado salvaje.

Joel Sartore, National Geographic Creative

Tuvieron que pasar varios años para que a finales de la década de 1970, tanto en Estados Unidos como en México, se realizara un programa de recuperación de esta subespecie en cautiverio, que tuvo en el año 2014 como su hito histórico más importante, el primer nacimiento de un lobo mexicano en entorno salvaje luego de los esfuerzos para la reintroducción de estos animales en la naturaleza.

Y hace poco, gracias la esfuerzo combinado de autoridades ambientales, organizaciones de la sociedad civil y universidades, tres lobos mexicanos fueron liberados en la Reserva de la Biosfera Janos.

Jim Clark / Wikimedia

Este protegido espacio de la naturaleza se encuentra en el Área de Protección de Flora y Fauna Campo Verde, al noroeste de Chihuahua. Y los tres ejemplares portan collares de telemetría satelital para monitorear su actividad y desplazamiento, contando este trabajo con apoyo de los gobiernos de México y Estados Unidos. Mientras que la rehabilitación conductual y la preparación de los lobos criados en cautiverio, se logró a través del esfuerzo de los expertos de la Universidad Autónoma de Querétaro y la colaboración del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Marumari / Wikimedia

Se estima que hasta ahora han nacido 11 manadas en vida libre, además de que actualmente habrían alrededor de 190 lobos mexicanos en estado salvaje, repartidos todos ellos entre México y Estados Unidos.

Avances obtenidos que también son un logro del Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE) y la implementación del Programa para la Protección y Restauración de Ecosistemas y Especies en Riesgo (PROREST). Demostración de que la humanidad cuenta con los recursos y conocimientos para ayudar a la fauna y flora.

Puede interesarte