Por Lucas Rodríguez
1 agosto, 2019

Siempre son nuestros perros los que nos salvan, pero esta vez al humano le tocó ser el héroe. Los ladrones de pitbulls son una triste realidad.

Nuestras vidas diarias están conformadas casi exclusivamente por momentos comunes y repetitivos. De vez en cuando nos aparece algo fuera de lo común, que dispara nuestra satisfacción. Pero junto con esto, a veces también debemos hacer frente a situaciones difíciles y problemáticas. Nos asustamos, nos desesperamos, pero finalmente, parte de la vida es saber hacer frente a los peligros y tragedias que amenazan con invadir nuestras tranquilas rutinas. 

Dentro de estos hechos, ver que uno de nuestros seres queridos fue atacado o cayó víctima de algo peligroso, rankea bastante alto en la lista de casi todos entre las cosas que no queremos que ocurran hoy ni mañana. Con seres queridos, por supuesto que estoy incluyendo a nuestras mascotas.

Youtube: News24

Una situación así fue la que golpeó la vida de un hombre de Port Elizabeth. Lo que daba por hecho que sería un día normal, con trabajo, comida y luego tiempo libre, se transformó en el inicio de una película de terror cuando volvía a su casa y notó a alguien subido en su reja. La persona no estaba haciendo ejercicio ni probando la resistencia del acero. Su mano apretando el collar de su querido pitbull lo hizo asumir lo peor. 

Youtube: News24

Es algo bastante terrible de asumir, pero el desconocido estaba intentando robar el perro. Teniendo en cuenta que llegó con una camioneta, no cabe ninguna duda de que su misión era arruinar una familia inocente.

Expertos consultados por News 24 aseguraron que la razón detrás de estos robos, cada vez más comunes, aunque cueste decirlo, es porque hay grupos de criminales que buscan explotar el lado violento de los pitbulls. Llevándolos a circuitos subterráneos donde se realizan peleas ilegales de perros, usan a los pitbulls como productos para conseguir un poco de dinero, sin importar que esté machado con la sangre de los perros. 

Youtube: News 24

El dueño del perro comentó que ya había visto al antisocial en una ocasión anterior. Estaba cerca de la reja, tocando al perro. Cuando le preguntó por sus intenciones, el personaje se intranquilizó. Respondió con rapidez que había perdido a su perro y lo estaba buscando, por lo que creía que ese pitbull podía ser el suyo. Su dueño le aseguró que lo había conseguido de un canil. Al escuchar esto, el antisocial no respondió y huyó de la escena. 

Es triste decirlo, pero si uno pretende ser el dueño de uno de estos perros, tiene que estar preparado para protegerlos de los ladrones de pitbulls.

Puede interesarte