Por Cristofer García
13 noviembre, 2020

“Siempre fue un perro feliz. Hoy mi perro está lloroso de dolor, tiene miedo y no ha comido ni bebido hasta ahora”, dijo Viviane Celestino sobre su mascota.

Hay que tener cuidado con el tipo de veterinario al cual se le confían a las mascotas del hogar. A veces, por la falta de profesionalismo, pueden ocurrir episodios lamentables, como el de esta mujer, a cuya mascota le cortaron la lengua al asistir a una clínica.

Cuando Viviane Celestino de Souza Costa, quien reside en Quatá, SaoPaulo, Brasil, creyó que era una buena idea llevar a su poodle llamado Scott a una clínica veterinaria local, para que le cortaran el pelo. Sin embargo, no se imaginaba la terrible situación que viviría.

Viviane Celestino de Souza Costa

El episodio amargo empezó cuando recibió una llamada de la clínica para informarle que había ocurrido un pequeño accidente con su peludo de 1 año. Cuando llegó al lugar no podía creer que a su perro le faltara un pedazo de lengua.

“(El perrito) seguía llorando y yo quería ir allí a romper todo”, comentó Viviane, en conversación con G1. Y es que, debido a este maltrato que sufrió el animal ahora no puede dormir ni comer por el dolor.

Viviane Celestino de Souza Costa

Para mayor molestia de Viviane, según afirmó, la mascota no recibió ninguna atención ni medicamentos ni receta después de que le cortaron la lengua. Además, luego de pagar los 12 dólares que costó el servicio, tampoco tuvo la oportunidad de hablar con la persona encargada, por lo cual llevó su denuncia hasta la policía y compartió su descontento en Facebook.

“Siempre fue un perro feliz. Hoy mi perro está lloroso de dolor, tiene miedo, y no ha comido ni bebido hasta ahora (…) Mi Scott, mi chico, mi hijo de cuatro patas, quiero justicia”, escribió Viviane, junto a las fotografías.

Unsplash

De acuerdo a este medio local, Policía Civil de Quatá inició una investigación para esclarecer el caso y responsabilizar a quienes cometieran el presunto maltrato animal, si así fuese necesario. Mientras, los uniformados también investigan la amenazas que ha recibido la dueña de la clínica después de esta situación.

Unsplash

Según comentó la encargada de la clínica a G1, el accidente ocurrió cuando estaba arreglando el pelo del perro  en su cara cuando este mordió las tijeras. De acuerdo a la dueña, nunca había ocurrido antes algo así.

Puede interesarte