Por suerte decidieron darle una oportunidad y en sus últimas semanas de vida, recibió todo el amor que no tuvo en años.

No todas las personas que deciden adoptar una mascota tienen la paciencia que se necesita para cuidarlos. Si bien muchos desean tener cachorritos por lo adorable que puedan ser, luego lo inquietos o juguetones los aburre. O a veces la vejez también puede ser un problema.

Precisamente eso ocurrió con el padre de Radar, un perrito que fue llevado a un refugio por su dueño con quien había vivido toda su vida, es decir 20 años, y ya se había hartado de cuidarlo por tanto tiempo.

Entonces pidió que lo sacrificaran.

Facebook @Animal Justice League

Sorprendidos por la petición, el refugio aceptó hacerse cargo del perro en lugar de sacrificarlo. Y entonces, luego de hacerle un corte de pelo, descubrieron que no lo había pasado nada de bien en el pasado y necesitaba con urgencia a alguien que le entregara todo el amor que jamás había tenido.

Facebook @Animal Justice League

Estaba desnutrido y sus uñas largas le dificultaban el caminar.

Facebook @Animal Justice League

Por suerte un voluntario de la organización Animal Justice League de Houston, Texas se enteró de su caso y quiso evitar que viviera en el refugio en soledad. Así que buscaron un hogar temporal y Radar pronto fue acogido por una dulce mujer que estaba totalmente feliz de tenerlo a su lado mientras encontraba una nueva familia.

Si bien le costó adaptarse y buscaba un olor familiar como el de su dueño, pronto entendió que ahora sería otra la persona que lo cuidaría. Y de un día para otro, comenzó a acurrucarse a su lado.

Facebook @Animal Justice League

La salud de Radar no era buena. Los exámenes veterinarios habían arrojado un soplo al corazón que tras unas semanas comenzó a mostrar sus primeros síntomas, hasta que un día Brandi Hendrix, su madre temporal, tuvo que llevarlo de urgencia al veterinario.

El perrito tenía muchísimo dolor y por su edad era muy difícil que se recuperara… Así que luego de pensarlo demasiado, se tomó la difícil decisión de ponerlo a dormir para que al fin pudiera descansar en paz.

Facebook @Animal Justice League

«Cuando era el momento de decir adiós, yo lo sostenía y le dije lo buen perro que había sido y que a pesar de que acababa de llegar a mí, él era mío y yo era suya y lo amaba con todo mi corazón» escribió la mujer que se mantuvo a su lado hasta su último suspiro, esperando que no se sintiera solo.

Facebook @Animal Justice League

Y de seguro Radar partió tranquilo y totalmente amado.

Puede interesarte