Por Daniela Morano
3 diciembre, 2018

Wall-E ya había vivido en el mismo refugio antes y no esperaba volver.

Algunas personas no están destinadas a tener un perro como parte de su familia, sea porque no son el tipo de gente que pueda cuidar de uno o porque no tienen la paciencia. Muchos abandonan a sus mascotas luego de años de compañía porque no pueden pagar gastos médicos o alimento, por ejemplo, mientras que otros son más crueles y los abandonan porque les aburren.

En el caso de Wall-E, el labrador llegó al Maricopa County Animal Care and Control el 2015. Ese mismo año tuvo la suerte de que una familia lo vio y adoptó, dándole la vida que tanto se merecía luego de nacer en la calle.

Sin embargo el pasado mes de septiembre del 2018, Wall-E fue entregado al refugio con todos sus juguetes en una bolsa y su cama. Ya con 6 años de vida, no entendía por qué su familia lo dejó lejos de su hogar, en el refugio en Arizona, mientras lloraban al despedirse de él.

MCAC West Adoptable Dogs

Resulta que las cosas cambiaron mucho en la casa donde vivía Wall-E, y no podían continuar cuidándolo. “Lo dejaron porque su familia no tenía suficiente tiempo para cuidarlo. Tenía mucho miedo. En su jaula, no paraba de ladrar y ladrar”, contó Jordan Bader, quien administra la página de Facebook del refugio, a The Dodo.

El refugio no era un hotel 5 estrellas, Wall-E no tenía permitido tener sus juguetes junto a él en su jaula, y tampoco su cama. Era definitivamente muy distinto a como vivía antes.

Lamentablemente el miedo que sentía tras ser abandonado también estaba impidiendo que alguien nuevo lo adoptara. Durante dos meses vivió en el refugio y Bader sabía que algo había que hacer para ayudarlo. Decidió compartir su historia en redes sociales y con eso llamó la atención de algunos.

MCAC West Adoptable Dogs

“Alrededor de 6 voluntarios y yo administramos la página en Facebook. Sabíamos que una foto de él llamaría la atención, pero no pensamos que al nivel en que lo hizo. Mucha gente se interesó en él”, contó.

Lynn Lee fue una de esas personas, quien de inmediato se dirigió al refugio para conocer a Wall-E.

MCAC West Adoptable Dogs

Lee incluso fue acompañada de su perro, quien al conocer al labrador se mostró muy contento. Ese día Lee se fue con dos perros, y Wall-E mostró una vez más su verdadera personalidad. Especialmente ahora que otra vez tiene su amada cama.

Puede interesarte