Por Moisés Valenzuela
7 noviembre, 2018

Con sus abrazos y cariños, rápidamente Bambino ascendió a vicepresidente de Relaciones Públicas.

Cuando la familia de Bambino se mudó de Arlington, no pudieron llevarlo con ellos. O quizás no quisieron, no lo sabemos bien. Pero lo cierto es que el felino quedó sin hogar y fue llevado a Purrfect Pals.

Pero si lo que Bambino esperaba encontrar era un hogar, no lo tendría gratis: una empresa local contactada por el refugio decidió adoptarlo, pero con la condición de que debía ser un trabajador más.

Purrfect Pals

“Todos los que conoció se enamoraron de él y a Bambino le encantó toda la atención”, dijeron desde Purrfect Pals a Love Meow.

Entonces, dado el buen trato que generó con las personas de la oficina, el felino fue asignado al Departamento de Relaciones Públicas.

Purrfect Pals

Ya que le encantaba saludar a los clientes, supervisar otras áreas y dar terapias de cariño a todos, rápidamente fue ascendido a Vicepresidente de su sección. Su carrera iba en ascenso.

Y así pasó el tiempo, Bambino continuó destacándose como uno de los mejores y más queridos trabajadores de la empresa.

Purrfect Pals

Con los años, el felino fue perdiendo la visión hasta quedar completamente ciego. Aunque eso no le impidió cumplir con sus tareas de relacionador público, abrazando y besando a todos los que se cruzaban con él.

Sin embargo, y de forma lamentable, la compañía recientemente cerró y el adorable vicepresidente quedó sin empleo. Y de paso sin hogar.

Purrfect Pals

Pero en la compañía adoran a Bambino y se preocuparon de que su jubilación, que acababa de empezar de forma obligada, fuera la mejor. Por eso volvieron a contactarse con Purrfect Pals para encontrar una adecuada casa de retiro para él.

Purrfect Pals

Pronto, una pareja se interesó en él. Recientemente una de sus mascotas había muerto y su perro, sordo y con grados de ceguera, necesitaba un compañero.

Con toda su experiencia en el área de Relaciones Públicas, Bambino era el indicado. Rápidamente se adaptó al lugar y, por supuesto, a su nuevo amigo Guinness.

“Salió y exploró todo el lugar de inmediato. Le tomó alrededor de una hora o dos hacer un mapa mental del lugar y encontrar un par de lugares favoritos para reclamar para sí mismo. Ahora se mueve como un campeón”, dijo la familia.

Purrfect Pals

“Le encanta dormir en la cama con nosotros, y también es bastante estilista. Me desperté con él en mi almohada, lamiéndome el pelo en todas las direcciones”, cuentan en su nuevo hogar.

Así, a pesar de que Bambino quedó desempleado y su enfermedad dificultaba todo, encontró el mejor lugar para pasar sus días de jubilación. Ahora está lleno de amor y su trabajo, aunque no está en una oficina, es más valioso: acompañar a su sordo y ciego amigo Guinness y ser junto a sus padres una nueva y particular familia.

Purrfect Pals

 

 

 

 

 

Puede interesarte