Por Monserrat Fuentes
21 diciembre, 2018

Thor tuvo una segunda oportunidad.

Los perritos callejeros están constantemente expuestos a peligros que pueden causarles la muerte. Una de esas amenazas son los automóviles a toda velocidad que pueden terminar con sus vidas en un segundo, por eso aquellos que se salvan después de ser atropellados son increíblemente suertudos.

Thor es un perro cruce de akita con husky de dos años que lamentablemente fue atropellado en una concurrida carretera estadounidense.

BPM Media

El pequeño vagaba sin un rumbo fijo y en un descuido fue alcanzado por un vehículo y dejado a la deriva, abandonado y herido. Su destino era morir allí, pero la vida le dio una segunda oportunidad.

Afortunadamente, la oficial de autopistas Hannah Moffit estaba patrullando cerca y vio como ocurrió el accidente, por lo que sin dudarlo se acercó hasta Thor para tranquilizarlo y ayudarlo.

En medios locales Moffit describió que los alaridos del perro fueron horribles y que por eso no pudo quedarse tranquila. Con mucho cuidado se aproximó hasta el perro y lo acunó en sus brazos para transmitirle que todo estaba bien y que podía tranquilizarse.

BPM Media

Hannah se enamoró de inmediato de Thor y sin dudarlo decidió que ella misma lo llevaría hasta un refugio para que pudieran darle los cuidados necesarios.

En ese momento la vida de él cambió para siempre, ya no más. Ahora Thor se encuentra en proceso de recuperación, sufrió profundas heridos, fracturas en sus patitas traseras y daño en sus órganos internos, pero el médico veterinario Karl Underhill, jefe del Centro veterinario Saint Leonard, en Osmaston Road, aseguró que pronto estará completamente sano.

BPM Media

Podrá optar a tener un nueva familia.

Puede interesarte