Su cuerpo estaba congelado bajo la nieve y de salvarse, era probable que amputaran sus patas. Sin embargo, sobrevivió sin ningún problema y ahora vive con sus rescatistas.

En muchas ocasiones el clima puede ser un riesgo para los animales. En Rusia, por ejemplo, cuando nieva, muchos pueden quedar atrapados y morir congelados al no poder escapar. Tal como sucedió con este gatito, que no tenía más opción que esperar su propia muerte…

A menos de que alguien se apiadara de su vida.

Y así fue.

Youtube @Davisito de Zabedrosky

De acuerdo a un video que está circulando a través de redes sociales, un pequeño gato quedó a la deriva justo cuando nevaba en una zona muy cercana a Zlatoust, en Rusia, donde la temperatura llega a descender hasta los -15°. Y como no pudo refugiarse, quedó en medio de la nieve congelándose.

Para su fortuna, una pareja lo vio y fueron de inmediato a su rescate, que fue más difícil de lo que ellos pensaban.

Cuando se acercaron, pensaron que era cosa de tomarlo y abrigarlo para que se recuperara, pero luego descubrieron que el pequeño tenía sus patas congeladas en la nieve y no habría forma de sacarlo. Así que rápidamente llenaron baldes con agua tibia y volvieron a rescatarlo.

Youtube @Davisito de Zabedrosky

Luego de verter 36 litros en su cuerpo, recién pudieron liberarlo del hielo.

El felino no puso resistencia alguna, pues entendió que solo deseaban ayudarlo. Y una vez que fue rescatado, de inmediato fue llevado a un veterinario, quien dio un triste diagnóstico: probablemente debían amputar sus patas luego de que se dañaran con el frío.

Youtube @Davisito de Zabedrosky

Sin embargo, la corta edad del gatito -6 meses de vida- ayudó a que su temperatura corporal fuera más alta y pudo sobrevivir con sus 4 patas y una familia esperando por su recuperación. Simeón, como lo llamó la pareja que lo rescató, ahora vive en un hogar temperado y rodeado de amor.

Youtube @Davisito de Zabedrosky

Conoce más de su historia aquí:

Puede interesarte