Por Daniela Morano
4 diciembre, 2018

Fueron desalojados y regresaron por su hermano, pero a él decidieron abandonarlo junto a todas sus pertenencias.

La familia de Ollie-Loo, un bello y adorable perro, decidió que no valía la pena. Sea por el motivo que sea, fue abandonado en la calle, ni siquiera dejado en un refugio donde al menos otras personas podrían ayudarlo a encontrar un nuevo hogar. Las temperaturas bajaron y Ollie debía refugiarse como fuese de la cruda y blanca nieve, pues ni una frazada le habían dejado cerca.

Vecinos de la familia aseguraron que fueron desalojados pero que eso no los detuvo de regresar por su otro perro, un cachorro. Ollie entonces comenzó a dormir en algunas de las pertenencias que quedaron abandonadas junto a él, particularmente en una silla reclinable que consideró bastante cómoda y abrigada mientras esperaba que alguien lo ayudara.

Facebook DAWG

Una voluntaria de Detroit Animal Welfare Group, Terry Looby, se encontraba respondiendo a una llamada respecto a otro perro abandonado cuando vio a Ollie, solo y asustado.

“Estaba enrollado lo más que podía. Me bajé del coche, levantó su cabeza y me acerqué donde pude ver cómo movía su cola. Le dije ‘ven aquí amigo, está todo bien’. Y fue hacia mí a lamerme mi rostro”, le contó a News13.

Facebook DAWG
Facebook DAWG

Los vecinos le explicaron a Looby que el perro había estado esperando sobre un montón de basura pero que ellos estaban seguros que no volverían por él.

Una vez en el veterinario, descubrieron que tenía un fémur fracturado y estaba desnutrido. La gente del refugio compartió fotos y la historia de Ollie, y las ofertas de gente ofreciéndose a adoptarlo llegaron en montones.

Facebook DAWG
Facebook DAWG

Una familia lo adoptó de inmediato, e incluso tiene dos hermanos de raza pug ahora. Su nueva dueña se ríe, y asegura que Ollie no tiene conciencia de su tamaño y le encanta dormir en las pequeñas camas de sus hermanos.

Facebook DAWG
Facebook DAWG

Además ya se encuentra recuperándose de su fémur, operación que pagaron gracias a las donaciones de buenos samaritanos que ofrecieron ayudar a Ollie y su familia.

Puede interesarte