Por Daniela Morano
9 abril, 2019

“A un perro no le importa si eres rico o pobre, inteligente o tonto, entretenido o aburrido. Si le das tu corazón él te dará el suyo”, escribió el dueño de Shadow.

Como cualquiera que haya tenido una mascota sabe, el lazo que uno forma con ellas es incomparable a cualquier otro en esta vida. Y cuando ellas se enferman, es como si un hijo se enfermara. Merv Tolention Dumenat, un hombre de Filipinas, documentó todo el proceso que atravesó Shadow, su husky de 7 años, cuando fue diagnosticada con una grave enfermedad.

Durante años disfrutaron de la compañía del otro, pero Shadow tenía varios problemas de salud. Fue diagnosticado con una enfermedad autoinmune y con anemia aplásica. Lamentablemente eso le significó pasar mucho tiempo en el hospital, sometiéndose a tratamientos que no aseguraban en un 100% que fuese a mejorarse.

Merv Tolention Dumenat

“Shadow tendrá otra transfusión de sangre hoy y es peligroso para él pero necesaria, es la única manera de salvarlo. Menos mal tienen su propio banco de donaciones, pero hacer esto ha sido una de las decisiones más difíciles de mi vida y los posibles efectos secundarios podrían ser la causa de su muerte”, escribió en su cuenta de Facebook.

Shadow salió ileso de la transfusión: “al día siguiente no quería ver los resultados. Su número de plaquetas incrementó y su veterinario me dijo que ‘Dios es grande’. Gracias al señor todo salió bien”.

Lamentablemente, las buenas noticias no duraron mucho.

Merv Tolention Dumenat
Merv Tolention Dumenat

Uno días después Shadow falleció. Dumenat no dejó de compartir su historia en redes sociales, donde recordó la vida que llevó su perro junto a él. “No puedo creer todo lo que está sucediendo, no sé cómo vivir sin Shadow. No puedo dejar de llorar y no puedo dormir”.

Merv Tolention Dumenat

Realizaron un funeral para el pequeño, el cual fue grabado por familiares de Dumenat.

“A un perro no le importa si eres rico o pobre, inteligente o tonto, entretenido o fome. Si le das tu corazón él te dará el suyo”, escribió.

Durante 71 días continuó relatando su experiencia con el dolor de perder a una mascota. Incluso personas que jamás han tenido una pudieron compartir su dolor, y honrar la memoria de Shadow y todos aquellos que nos han dejado.

 

Puede interesarte