Por Antonio Rosselot
8 junio, 2020

El pequeño Ulises, de 8 meses, fue encontrado y rescatado en un pésimo estado de salud en Málaga (España); las amarras del saco en el que estaba eran tan duras que sólo pudieron rajarlas con una navaja. Por suerte, Ulises se recuperó bien en estos días y ahora está en su hogar de acogida esperando ser adoptado.

Cuando un vecino del barrio de Puertosol, en Málaga (España), se acercó a revisar un contenedor de basura del sector, escuchó unos gemidos que venían desde adentro. Al revisarlo, encontró un saco de escombros cerrado y, al romperlo, encontró a un cachorro de mastín español en estado terminal.

Diario Sur

El perrito había sido maltratado y metido dentro de este saco con un solo objetivo: dejar que muriera. Las fuertes amarras del saco evidenciaban que había sido cerrado a conciencia para que no tuviese oportunidad de escapar; de haber llegado un poco más tarde, probablemente el resultado hubiese sido muy distinto.

Afortunadamente el pequeño de 8 meses fue rescatado gracias a la asociación entre la Sociedad Protectora de Málaga (SPM) y el hospital veterinario Catycan, quienes se están haciendo cargo de la recuperación. El diagnóstico era muy poco alentador según Carmen Manzano, presidenta de la SPM.

FB: Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga

“El animal estaba agonizando, casi sin sangre en las venas e infectado de pulgas, garrapatas y gusanos que se lo estaban comiendo por dentro y por fuera. Cuando vi cómo estaba, le dije a los veterinarios: ‘Haced lo que sea, pero que no sufra’. Parecía que ya estaba muerto”.

Carmen Manzano, presidente de la SPM, a Diario Sur

Afortunadamente, el pequeño Ulises —como lo bautizaron— fue descrito como un “cachorro con ganas de vivir” y, luego de una serie de procedimientos médicos y alimenticios, el sábado pudo comenzar a moverse nuevamente y seguir a paso lento pero firme a sus cuidadores.

FB: Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga

Los días fueron pasando y ayer domingo logró comer más y pasear, aunque aún le faltaba mucha energía en sus músculos atrofiados. Sin embargo, hoy lunes siguió mejorando y fue dado de alta por los veterinarios, para ser llevado a su nuevo hogar de acogida. Allí se terminará de recuperar para ser posteriormente puesto en adopción.

En tanto, los vecinos de Puertosol ya están alerta y trabajando con el Grupo de Protección de la Naturaleza de la Policía de Málaga para dar con el/los criminal/es que abandonaron a Ulises.

FB: Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga

Afortunadamente Ulises pudo tener otra oportunidad de vivir ya que todo ocurrió en el día, hora y lugar perfecto; sin embargo, hay muchos otros animales que sufren el abandono y que escapan a los ojos de los rescatistas. ¡La misión de ayudarlos está en nosotros!

Puede interesarte