¡Así se ve la cara de un perro de pelea!

En julio del año 2009, un equipo de rescate y la Humane Society de Missouri, hizo una redada en el lugar de peleas de perro más grande de Estados Unidos. Así, tomaron con cuidado a cientos de perros muy asustados, llenos de heridas y cicatrices, y los trasladaron, dependiendo de su condición, a hospitales veterinarios o centros de rescate.

Como sucede generalmente en estas situaciones, hubo un perro especial que logró llamar la atención y ganar el cariño de los voluntarios. Se trataba de Stallone, un pitbull color chocolate y que tenía la cara prácticamente desfigurada de tanta violencia que recibió de su anterior dueño y en las peleas contra otros perros.

Un perro perteneciente a una de las razas más agresivas supuestamente, que fue abusado física y psicológicamente, pero que a pesar de todo, se recostaba en el regazo de sus rescatistas y movía la cola con la ilusión del futuro que se auguraba.

Un hermoso perro que merecía una vida plena y feliz junto a una familia que lo quisiera. Un maravilloso perro que nunca quiso pelear, pero al que se le exigió de una manera tan cruel y despiadada como para causarle la muerte. Un perro que esperamos, sirva de ejemplo para que otros no tengan que pasar por lo mismo. Un perro que esperamos, genere conciencia y ayude a denunciar este tipo de prácticas si es que se está al corriente.

Puede interesarte