Por Romina Bevilacqua
27 octubre, 2017

¡Sólo quería un nuevo amigo!

Este hombre paseaba tranquilamente en el agua en lo que parece ser una tabla de paddle surf o surf de remo, cuando de repente un inesperado visitante se subió con él. Sorprendido, el hombre volteó para encontrar sobre su tabla a un lobo de mar bastante amistoso que se acercó a su espalda y apoyó su cabeza en su hombro como intentando abrazarlo. Y por supuesto este hombre no podía dejar de grabar este divertido encuentro con un lobo marino salvaje:

Se subió sin previa invitación a la tabla de este hombre y se quedó junto a él

AFV

«Creo que seríamos muy buenos amigos».

AFV


Y justo antes de apagar la cámara el hombre le pregunta: «¿Vas a pasear todo el día conmigo?«. No sabemos cuál fue la respuesta, pero el pequeño parecía estar bastante a gusto.

¡Otro ejemplo que nos demuestra por qué muchos llaman a los lobos marinos los cachorros del mar!

Puede interesarte