Por Pamela Silva
27 mayo, 2019

Por culpa de la acción humana, uno de los animales más importantes del planeta está en peligro. Así que es responsabilidad nuestra devolverles, aunque sea un poco, su hogar 🌎

Cuando la gente dice que las abejas son cruciales en el ecosistema del planeta -y por ende, importantísimas para que nosotros los humanos podamos seguir viviendo-, no están exagerando. Son ellas quienes se encargan de la mayor parte de la polinización de las tierras a nivel mundial.

Y al polinizar, se encargan de que crezcan los alimentos que usamos en nuestro día a día y nos sirven para, como ya dije, seguir viviendo -algo que estarán de acuerdo, no es menor-.

El problema es que con el paso del tiempo, el aumento de la urbanización y las guerras mundiales, sus hábitats naturales desaparecen poco a poco.

Twitter @kkrupas

Para tratar de evitar que las abejas desaparezcan a la velocidad alarmante en la que lo están haciendo, un barrio de Londres llegó a una creativa solución: están plantando un corredor de 11 kilómetros de flores silvestres en parques y espacios verdes.

La idea es que este camino floreado sirva para atraer a varios insectos polinizadores, especialmente las abejas.

Se espera que se inaugure el 21 de junio y atraiga especies como la Primula Veris, Photinia y Papaver somniferum, que son las más importantes en el proceso de polinización.

Twitter @kkrupas
Twitter @kkrupas

Junto a las abejas, se espera que lleguen otros insectos como polillas o libélulas, quienes también han visto perdido su hábitat natural en las praderas silvestres por culpa de la acción humana.

Soluciones como esta no son tan complejas de replicar en otras partes del mundo y tienen un impacto sumamente positivo en todas las comunidades, tanto locales como internacionales.

“Las abejas y otros insectos son tan importantes para polinizar los cultivos que proporcionan los alimentos que comemos. Necesitamos hacer todo lo que podamos para ayudarles a prosperar. Estoy orgullosa del compromiso de aumentar la biodiversidad y esperamos ver los prados en plena floración en unos meses”.

-Krupa Sheth, líder del proyecto.

Twitter @kkrupas

Nosotros nos encargamos de destruir su hábitat natural y somos culpable de que estén desapareciendo, así que lo lógico es que nosotros mismos seamos los que restauren los lugares donde viven.

Después de todo, las necesitamos mucho más de lo que ellas nos necesitan a nosotros.

Puede interesarte