Por Romina Bevilacqua
27 noviembre, 2015

Este extraño ser que estaba extinto, volvió a la vida gracias a la clonación.

La ciencia cada vez se acerca más a la ficción de Hollywood. Y esta vez la película que podría volverse realidad es nada más y nada menos que Jurassic Park. Claro que en este caso la especie extinta que ha sido devuelta a la vida no es un dinosaurio, sino que un extraño anfibio.

El proyecto australiano “Lazarus” logró traer de vuelta a la vida a una especie extinta desde 1983.

Se trata de la rana de Australia (Rheobatrachus silus) que cuenta con una llamativa característica: incuba los huevos en su estómago y una vez que las crías nacen, salen por la boca de sus padres.

Captura-de-pantalla-2015-11-26-a-las-11.41.35
Peter Schouten

Gracias a una tecnología de clonación conocida como “transferencia nuclear de células somáticas” lograron obtener embriones vivos de la especie extinta. Para ello extrajeron tejidos desde unas muestras del sapo de Australia que se mantenían guardadas en un congelador desde los años 70 e implantaron el núcleo muerto en un huevo fresco perteneciente a otra especie de rana (un pariente lejano conocido como Mixophyes fasciolatus).

¿El resultado? Lograron obtener embriones vivos que contenían el material genético de la rana Australiana extinta. Aunque estos embriones no duraron más que unos pocos días con vida.

“Ahora tenemos células criopreservadas frescas de la rana extinta para utilizar en futuros experimentos de clonación”

Mike Archer, líder de la investigación de la Universidad de New South Wales en Sídney–

Los investigadores han señalado que el hecho de que los embriones no sobrevivieran, fue meramente un tema de avances tecnológicos insuficientes y no algún problema biológico, por lo que están confiados en que en un futuro cercano podrían llevar a cabo una clonación exitosa que podría ser una importante herramienta para la conservación de diversas especies de anfibios que hoy están enfrentando un catastrófico descenso en sus poblaciones.

“Esta es la primera vez que esta técnica se ha logrado en una especie extinta. Hemos hecho la primera clonación-interespecies de ranas y hasta donde tengo entendido, somos los primeros en revivir un genoma no-criopreservado “muerto” de una especie extinta. Esto es de vital importancia para ayudar a conservar tantas especies amenazadas de ranas”

Mike Archer

Puede interesarte