Por Antonio Rosselot
11 mayo, 2020

El lamentable hallazgo de dos cadáveres de estos delfines en Bangladesh puso sobre la mesa el riesgo que sufre esta especie en peligro de extinción: su aceite es usado para medicinas tradicionales y son una presa valiosa para los cazadores furtivos.

A continuación, les traemos otro caso de gente perversa que se aprovecha de la cuarentena para hacer daños atroces a la vida salvaje y lucrar con ella. En las costas del río Halda, en Bangladesh, se han encontrado varios cadáveres de delfines de Ganges con largas incisiones en sus abdómenes.

¿La razón? Estos delfines son preciados por los cazadores furtivos de la zona, ya que el aceite que se extrae de su grasa es usado ampliamente en varias medicinas tradicionales. Estos delfines fueron encontrados abiertos de cabeza a cola y sin su grasa corporal, extraída por los cazadores.

Malay Mail

Según el medio CNA, un cadáver de 157 centímetros fue encontrado cerca de la localidad de Raojan el pasado jueves, luego de que días antes se encontrara otro ejemplar muerto en la zona. Claramente, la cuarentena impuesta en Bangladesh propició todas estas atrocidades.

El problema es aún peor, porque los delfines de Ganges están en peligro de extinción según la WWF. Alguna vez habitaron la gran mayoría de los sistemas de ríos en India, Nepal y Bangladesh, pero la caza y otros asuntos han disminuido trágicamente su población: actualmente, se estima que hay entre 1.200 y 1.800 ejemplares en el mundo, de los cuales 170 están en el río Halda.

CNA

Las fuerzas de la ley en Bangladesh ya están patrullando con más intensidad en las riberas del río, buscando a estos cazadores furtivos que evidentemente incurren en un delito con sus prácticas. Los locales temen que, con estos asesinatos, comience la exterminación definitiva de estos raros delfines.

Esperamos de corazón que no sea así, y también esperamos que los responsables de estas atrocidades sean atrapados y respondan ante la ley.

Puede interesarte