Se estima que en menos de 50 años desaparecerán por completo. Y todo por culpa del hombre.

Hay países en el mundo que tienen animales realmente hermosos. Sin embargo, en lugar de cuidarlos -como debería ser- los cazan hasta el punto de hacer desaparecer la especie para siempre, y sin ningún tipo de remordimiento.

Así está ocurriendo con los delfines rosas del Amazonas, que por estos días están en total peligro de extinción y según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), podrían desaparecer en menos de 50 años. Con ello hacen un llamado internacional para que los gobiernos de los países de la región prioricen dentro de sus agendas la conservación de los delfines de río y creen estrategias para proteger el patrimonio natural que representan.

Resulta que estos animales están amenazados por la contaminación de su hábitat, la construcción de presas y la caza indiscriminada por parte de pescadores que los matan para usar su carne y grasa como cebo para el piracatinga, un tipo de pescado muy demandado comercialmente.

Twitter @AcuariuZ

Ellos despedazan su carne y dejan los trozos en una jaula de madera que luego sumergen y utilizan para atraer al pescado, que se alimenta de carne en descomposición.

Sin embargo, aún podría haber esperanza para esta especie.

Twitter @PlanetChipChris

Resulta que apareció una cría de este tipo de delfín -también conocido como Bufeo, Tonina, Pinky o Boto- que ha entusiasmado al mundo, ya que siempre es una buena noticia que aquellos animales en peligro de extinción se reproduzcan.

Twitter @PlanetChipChris

Además esta especie de cetáceos única es esencial para los ecosistemas de sus hábitats como las cuencas del Amazonas, el Orinoco y la parte alta del Río Madeira, pues sirven de control para la población de pirañas y otros peces que podrían llegar a ser una amenaza si nadie los devorara.

Puede interesarte