Por Juan David Montes
8 abril, 2016

El sonido que hacen cuando respiran es síntoma de que algo está mal.

La popularidad de las razas de perros con rostro plano y cuerpo pequeño, como en el caso de los pugs y los bulldogs, ha llamado la atención de expertos que tienen serias advertencias sobre los problemas de salud relacionados con este tipo de animales. Un grupo de médicos veterinarios publicó una investigación que explora las tendencias en la popularidad de algunos rasgos físicos de las razas de perros en Australia.

La morfología de los perros puede dar algo de información sobre su predisposición para sufrir de ciertas enfermedades.

Por ejemplo, las razas grandes suelen padecer de displasia de cadera.

Este estudio analizó las tendencias predominantes en la altura, peso y forma de 181 razas criadas en Australia desde 1986 hasta 2013.

El principal hallazgo fue la popularidad de la razas pequeñas y braquicefálicas, es decir, aquellas con el rostro plano.

Lo preocupante de la tendencia es que estos perros están muriendo cuatro años que otros del mismo tamaño pero con un cráneo normal.

Aquellos sonidos que hacen los pugs cuando respiran son el síntoma de su padecimiento, así se lo explicó Paul McGreevy, uno de los autores del estudio, al diario británico The Guardian:

“Cuentan con todos los tejidos en su cabeza que un perro normal tiene, pero tienen menos espacio, sufren de apiñamiento dental y su velo del paladar cuelga hacia abajo, y esto es lo que les produce sonidos en su respiración”.

Además, las arrugas en su rostro, que se deben a exceso de tejido, pueden ocasionar eczemas en la piel y otros problemas en los ojos.

La preferencia por estas razas conducirá a la prevalencia de las enfermedades que están predispuestas a padecer.

McGreevy considera que las personas deberían pensar seriamente en las decisiones que toman a la hora de tener una mascota.

Puede interesarte