Los salvaron cuando eran cachorros. No se habían vuelto a ver desde entonces.

Kenji y Sophia, dos lindos y encantadores perros de raza samoyedo, tuvieron un duro pasado mientras crecieron en una granja de perros en Corea del Sur. Su destino era el de esperar hasta el día que alguien los eligiera y llevárselos con ellos. Pero en el criadero los mantenía sólo para vender su carne como comida.

Pero el sol volvió a sus vidas cuando Jindo Love, un grupo de rescate, los salvó.

Facebook

Ellos los trasladaron a los estados Unidos para que un tibio corazón se enamorara de ellos y los adoptaran. Finalmente, una pareja de Boston adoptó a Kenji y, mientras él era el perro más feliz del mundo, ellos tenían un hogar lleno de alegría.

Y aunque todo estaba bien en su nuevo hogar, no disfrutaba en realidad de la compañía de otros perros. Extrañaba a Sophia.

Facebook

Los papás de Kenji contactaron a los de Sophia y acordaron reunirse con los dos perros, aunque no estaban muy seguros si se recordarían entre sí.

Facebook

Pero desde el primer momento en que se vieron, los dos perros jugaron, se abrazaron y no querían separarse. ¡Claramente se acordaban el uno del otro!

Facebook

¡Sophia y Kenji son los mejores amigos! Mira aquí el video de su encuentro.

¡Me parecen muy adorables! ¿Y a ti?

Puede interesarte