Por Lucas Rodríguez
3 enero, 2019

Ragnar Lothbrok estaría orgulloso.

En una declaración que está dando la vuelta al mundo, Noruega acaba de comprometerse a eliminar la deforestación dentro de sus tierras. El estado noruego firmó un decreto en el que se compromete a estudiar los negocios que se propongan, cosa de solo apoyar los que cuenten con una política sustentable.

El fin de este decreto es eliminar la deforestación como un medio viable para producir productos. La producción de algunos productos como la soya, el cultivo de ganado bovino o la producción de aceite de palma, causan una gran cantidad de deforestación y daño a los bosques. 

@dreammsc0metrue

Noruega ya ha hecho amplias contribuciones a la lucha contra la deforestación. En el 2008 donó 1 billón de dólares a Brasil para apoyar la preservación de la selva Amazónica. Contando con este empuje, la tierra de la samba y el fútbol logro reducir la deforestación en un 75 % (algo que ahora se ve en extremo peligro con la llegada del nuevo gobierno).

Noruega es un país cuyo compromiso con la protección del medioambiente solo puede ser descrita como ejemplar. Uno de sus objetivos al corto plazo es convertir su sector del transporte (tanto público como buses y camiones) a energías renovables y verdes. También son pioneros en la aplicación de arquitectura autosustentable, por lo que Oslo fue elegida la capital verde europea para el 2019. 

@dooot.point

Desgraciadamente para los noruegos, estas maravillosas y ejemplares noticias no van a hacer nada para disminuir las burlas sobre que son un país de vikingos obsesionados con la fabricación de canoas caseras

Pero bueno. Las canoas no son nada de baratas. 

Puede interesarte