Por Leonardo Granadillo
12 febrero, 2019

A este héroe sin capa no le dio miedo meterse en problemas por el bienestar de los pequeños. Los salvó ❤

Si a veces le tememos al sonido de los rayos durante una tormenta eléctrica, imagínese estar a la intemperie sin un techo, o incluso si consigues un lugar donde no te caiga lluvia probablemente si estas en la calle, esté inundado e igual te mojes.

A todo estas condiciones inclementes hay que sumar otro factor, las mascotas generalmente no son muy amigas de los fuertes estruendos, es por ello que odian los fuegos artificiales y aún más detestan los truenos. A sabiendas de esto, un conductor se puso la mano en el corazón, y poco le importó su jefe, el posible regaño, montó a los friolentos animalitos a la unidad.

Facebook/Stella Maris San Martin

Todo esto ocurrió en Argentina, exactamente en la ciudad de Buenos Aires, cuando el chofer vio a dos perros totalmente empapados tras el torrencial aguacero, así que no dudo en proporcionarles refugio.

No es que el conductor no supiera la norma de que no se permiten animales a bordo de un medio de transporte, pero poco le importó cuando el deber humano va por encima de las reglas, no podía dejarlos.

Facebook/Stella Maris San Martin

Los pasajeros no se molestaron con el hecho, todo lo contrario, tomaron fotos para ver si había alguien interesado en darle hogar por lo menos momentáneo a los perritos. 

El noble gesto llegó a los oídos de la directiva, que pese a su política de ‘no animales’ apoyaron (por esta ocasión) lo hecho por su trabajador. Sin embargo, reiteraron que fue un caso aislado, y que mantienen la estricta regla.

Facebook / Stella Maris San Martin

Nos contenta y mucho que sigan habiendo personas tan nobles como este conductor, se dice que los perritos no tenían dinero para pagar el pasaje, pero compensaron dando mucho amor ❤.

Puede interesarte