Por Diego Aspillaga
31 julio, 2020

Con menos de 2.500 especímenes en todo el mundo, cada nueva cría es considerada una victoria contra la extinción de esta especie. Este pequeño, que mide menos de 30 centímetros, pesa menos de 600 gramos y aún no tiene nombre, aleja a los pandas rojos de la desaparición definitiva.

El zoológico de Tierpark de Berlín tiene grandes motivos para celebrar.

Luego de 9 años de espera, los pandas rojos que habitan en sus instalaciones los sorprendieron con un nuevo integrante que llegó a este mundo mediante reproducción y nacimiento natural.

RT

Este hermoso espécimen es el primer hijo de Shine y Joel, quienes llegaron desde el Parque Zoológico Indio Padmaja Naidu Himalayan hace más de 15 años como parte de un proyecto mundial de conservación de los pandas rojos, pues en las regiones de las que son nativos continuamente se ven amenazados, reportó Euronews.

Los cuidadores de la familia de pandas informaron que hace unos días, notaron cambios en el comportamiento de la panda Shine, y al observarla se dieron cuenta que había dado a luz al nuevo bebé que aún no tiene hombre.

Pixabay

El nuevo integrante de la familia de pandas rojos de Tierpark nació el 6 de junio, mide menos de 30 centímetros y pesa apenas 600 gramos y es el primero en nacer en las instalaciones desde el 2011.

Con su llegada, ya son 10 los pandas rojos que han nacido en las instalaciones, lo que demuestra el éxito del programa de reproducción y conservación de esta especie.

Pese a lo que podría pensarse por su nombre, los pandas rojos no son nada parecidos con los pandas que todos conocemos, estos en realidad son pequeños, caminan en cuatro patas y se asemejan a un mapache o un zorro con cola anillada.

Estos adorables animales están en grave peligro de extinción, por lo que su nacimiento y conservación son celebradas como verdaderas victorias contra las fuerzas que los están haciendo desaparecer.

Pixabay

Con menos de 2.500 especímenes en todo el mundo, cada nacimiento es un gran paso para evitar que se extingan y desaparezcan para siempre.

Esperemos que este pequeño, que aún no tiene nombre, crezca con salud y protección y pueda seguir continuando su especie. Tiene una gran responsabilidad.

Puede interesarte