Por Antonio Rosselot
18 noviembre, 2020

Los habitantes de Subotica se organizaron y, junto a un par de agrupaciones animalistas, lograron interceptar al dueño de la granja y confiscar a sus perros. Los peludos estaban en pésimas condiciones de salud y presentaban heridas de maltratos; ahora están en hogares de acogida, esperando una resolución sobre su futuro.

Una horrible situación fue descubierta en las últimas horas en la ciudad de Subotica (Serbia), la que involucró el rescate de 21 perros que estaban confinados sin comida ni agua en una granja ilegal.

IG: @suboticke_njuskice

Los encargados del rescate fueron un grupo de activistas y animalistas locales, quienes recibieron una serie de videos e imágenes al minuto en donde se mostraba un camión con un perro atado al remolque, el que no paraba de sangrar.

Por lo mismo, estas personas viralizaron el contenido lo más rápido posible y se posicionaron estratégicamente para detener al camión, que a su vez habría llevado a una docena de animales en la parte trasera.

IG: @suboticke_njuskice

De acuerdo a los reportes, el responsable del criadero y el traslado —conocido como Ceda Sinter— habría estado llevando a los animales a una granja abandonada en la localidad cercana de Tavankut. La policía también participó del operativo, invitada por los ciudadanos locales.

Ya en la granja —bautizada como “La granja de la muerte”—, la organización animalista Suboticke Njuskice compartió algunas fotos del rescate, señalando que las condiciones en las que estaban los perros eran realmente deplorables: estaban desnutridos, sedientos, tenían signos visibles de abusos y heridas sangrantes. Casi todos eran de razas exclusivas.

IG: @suboticke_njuskice

“Esta noche, nuestros voluntarios estuvieron en el campo hasta la una de la mañana con la gente de la organización Afrodita y los ciudadanos reunidos para ayudar a los perros. En la ‘Granja de la muerte’, Ceda Sinter dejaba a los perros para que murieran de hambre, los torturaba y golpeaba. Ni siquiera tenían agua, casi murieron de hambre”.

—Organización Suboticke Njuskice en Instagram—

El Ministerio del Interior de Serbia también se involucró y comenzó una investigación formal en contra de Ceda Sinter, la que le permitirá decidir posibles sanciones al maltratado y quitarle los perros para dejarlos en el albergue de la ciudad.

IG: @suboticke_njuskice

Los 21 perros rescatados están actualmente en hogares de acogida mientras se resuelve su futuro. En tanto, Ceda Sinter espera su sanción, la que seguramente sería por el delito de asesinato y abuso de animales.

Es realmente lamentable que todavía tengamos que ver este tipo de atrocidades. El ser humano sólo aprende a palos.

Puede interesarte