Por Catalina Maldonado
30 julio, 2020

Beka Garris lleva cazando desde que tiene 10 años y ese legado ha querido traspasarle a su pequeña hija, ya que según ella, así alimenta a su familia. La han tildado de «mala madre».

Actualmente la antigua práctica de cazar animales es bastante criticas en un mundo en que los animales y sus derechos toman aún más relevancia que en el pasado. Si bien nuestros antepasados tenían que matar para conseguir alimento, pues ahora sabemos que eso ya no es necesario. Sin embargo, algunas personas todavía practican la caza como un deporte, pasatiempo o para buscar comida exótica. 

Así lo ha hecho una mujer en Estados Unidos, que aún practica la caza de diferentes especies. Pero, a pesar de ser muy criticada, lo que más ha llamado la atención que es que lleva a su hija de dos años a cazar animales junto a ella y le saca diversas fotos con las presas. 

Instagram @bekagarris

Eso ha despertado la furia de las redes sociales, donde ha sido calificada como «mala madre» por llevar a su bebé de dos años a cazar, considerando que sus fotos son realmente ‘impactantes’.

Pero Beka Garris, de 31 años, ha respondido a todas las críticas asegurando que ella ha cazado desde que tenía 10 años, un pasatiempo que ahora le está transmitiendo a su hija, Isabella, para cuidar la tradición familiar.

Instagram @bekagarris

Una rutina diaria en la vida de Beka y su hija, es salir antes del amanecer y llevarse fácilmente un venado de 90 kilos para alimentar a su familia. También logran cosechar otros animales a su lista de caza como ciervos y conejos. 

Ante las múltiples criticas de la gente, Beka responde que «cada padre tiene la opción de criar a sus hijos como mejor les parezca», por eso no le preocupa lo que puedan decir sobre ella.

Instagram @bekagarris

«Cazar con niños de todas las edades es algo que nuestros antepasados ​​hicieron todo el tiempo. No es algo que deba verse como ‘impactante'» dijo Beka a todos quienes le dicen ser una «mala madre» y enseñar el asesinato de especies a su hija. 

Instagram @bekagarris

Para esta madre, además del beneficio de pasar tiempo con su hija al aire libre y aprender sobre la naturaleza, es importante enseñarle que «que la comida proviene del bosque, el agua y el jardín».

Instagram @bekagarris

Finalmente Beka cree que esta situación, de llevar a su hija junto a ella, debe ser normalizada ya que comer carne de una caza es mucho mejor que la carne comprada en la tienda.

Si bien sus explicaciones son muchas, para los cibernautas aún lo consideran un acto de crueldad animal y no debe ser permitido, menos con un hijo tan pequeño en compañía.

Puede interesarte