Por Leonardo Granadillo
10 diciembre, 2019

El mundo se puede estar cayendo a pedazos, pero a ellas no les importa estar incómodas con tal de garantizar nuestro bienestar.

Nunca le agradecemos suficiente a nuestras madres (o bueno, al menos a la mayoría de ellas). No sólo es agradecer el hecho de que nos hayan traído al mundo, sino las incontables veces que sacrificaron su comodidad y su tranquilidad por entregarnos a nosotros lo mejor.

La naturaleza más de una vez nos enseña, cuando creemos que el ser un humano es el civilizado que ‘sabe hacer las cosas bien’, siempre hay un gesto de pureza y ternura que manda un mensaje claro: ellos son capaces de transmitir sentimientos al igual o hasta más que nosotros. Suzi Eszterhas es una reconocida fotógrafa de paisajes naturales. La dama de 40 años lleva la mitad de su vida fotografiando nutrias marinas, por lo que podemos decir es una experta en captar sus expresiones.

Suzi Eszterhas

En esta oportunidad la talentosa mujer se dirigió a un acuario ubicado en Monterey Bay, California (Estados Unidos). Donde comenzó a disparar su lente consiguiendo tomas espectaculares, entre ellas esta escena:

Una mamá nutria que estaba sirviendo de cama para su bebé, mientras ella se sumergía, lo paseaba, lo sostenía, el bebé descansaba sin percatarse de lo que ocurría a su al rededor.

Suzi Eszterhas

«La mayoría de las madres nutrias marinas son bastante tímidas con sus bebés, pero esta madre estaba muy acostumbrada a las personas y estaba muy relajada mientras criaba con amor a su cachorro en un puerto ocupado», señaló la profesional.

La madre también sopló aire caliente en el pelaje del cachorro para peinarlo suavemente, su intención no era otra que mantenerlo cálido y seco.

Eszterhas también veía como a veces lo dejaba por momentos para traerle más comida, fue un proceso lento y sigiloso, para no espantar a la familia. Gracias por este asombroso trabajo Suzi, es espectacular ver las maravillas de la naturaleza.

Esto es instinto maternal…

Puede interesarte