Por Alejandro Basulto
6 septiembre, 2019

A pesar del poco optimismo de los humanos que la observaban, uno se sumó a ayudarle, en lo que tal vez sean los 10 minutos más emocionantes que él haya vivido.

Se escuchaban los sollozos y los gritos de una madre llorando. Una casa se había derrumbado y sus bebés se habían quedado debajo de los escombros. Pero ella nunca se rindió ni perdió la esperanza, y contra viento y marea, siguió cavando en lo escombros hasta que encontrara a sus pequeños. Esta historia es real, pero la mamá no era una humana, sino que una perrita, que mientras cavaba, ladraba por ayuda esperando que alguna alma solidaria le diera una mano para salvar a sus cachorros.

Animal Aid Unlimited, India

Ese fue el escenario que les contaron cuando recibieron la llamada en Animal Aid Unlimited, India. Había una perrita mamá que necesitaba ayuda con suma urgencia y ellos ya estaban listos para enviar a sus rescatistas. Y cuando llegaron, se encontraron con una escena que les estremeció. Una tierna canina emocionada a más no poder, que no dejaba de llorar y pedir ayuda. Eso era un llamado a actuar con rapidez, lo que el rescatista no dudó en hacer.

Animal Aid Unlimited, India

Fue así como siguió a esta perrita a donde ella estaba cavando, para ayudarle con ese trabajo. Mientras ella lo instaba a trabajar más rápido, como si supiera que mientras más se demorara, menos probabilidad habrían de que sus cachorros siguieran con vida. Esto mientras los rescatadores no creían que los bebés perrunos siguieran con vida, por lo que no les había quedado más opción que confiar en el optimismo de su madre.

Animal Aid Unlimited, India

Cavaron, movieron rocas, hasta que se pudo escuchar unos pequeños y angustiosos ladridos. Eran los cachorros. Por lo que el rescatista se puso a trabajar con más ahínco y cuidado. Esto mientras la mamá perrita no solo lo apuraba, sino que se metía entremedio para intentar también ayudar, llegando a morder las rocas en su desesperación.

Animal Aid Unlimited, India
Animal Aid Unlimited, India

Finalmente lograron cavar lo suficiente hasta rescatar a los dos cachorros. La mamá perrito no podía contener la emoción y en cuanto pudo, les dio pecho. Estaba feliz, debido a que sus bebés estaban a salvo. Y sin olvidar, que los humanos antes de irse, le dejaron una casita con cobijas y comida para que pudiera seguir tranquila dándole alimento a sus cachorros.

 

Puede interesarte