Por Diego Cid
22 diciembre, 2017

Al asomarse, entendieron todo…

Manejar en algunas carreteras del hemisferio norte tiene uno que otro riesgo asociado, en especial si tomamos en consideración los viajes realizados en sectores rurales. Si es que no te ha pasado, tampoco te lo deseo: que se te cruce un ciervo mientras manejas puede tener resultados fatales… para ambos.

Sin embargo, lo que pasó en Cedar Springs, Michigan, Estados Unidos, fue una tragedia que prácticamente no tenía explicación.

Cuando este grupo de ciervos compuesto de un macho y tres hembras se cruzó por la carretera, algunos temieron que pudiesen ocasionar un grave accidente.

Catherine Veerhusen y su esposo, ocupantes de uno de los vehículos que transitaban por el lugar, bajaron la velocidad esperando que los ciervos se retiraran… pero el macho tomó una inoportuna decisión.

Presa del terror, saltó, probablemente sin saber que del otro lado había una caída de 10 metros.

Siguiendo al líder, las tres miembros restantes de la manada copiaron su acción. Ninguno sobrevivió.

Especialistas de vida salvaje señalaron que esa extensión del camino no tiene mucha antigüedad, lo que pudo ocasionar que los ciervos se desorientaran, causando el fatal salto.

Por si fuera poco, también es temporada de caza de ciervos en el área, lo que según expertos también pudo provocar su alterado estado que terminó de forma fatal.

Puede interesarte