La adoptaron pensando que la cachorra podía ser tranquila y cuidadosa.

Adoptar a un animal no debe ser un capricho. Hay que tener claro que será parte de la familia y habrá que hacerse cargo de todas sus necesidades, así como también dedicarle tiempo y un montón de amor. Sin embargo, hay personas que toman la decisión sin darle muchas vueltas y luego se arrepienten.

Tal como ocurrió con una familia chilena que adoptó a una perrita que pensaron sería tranquila y no crecería demasiado. Pero todos sabemos que los cachorros son como bebés, necesitan atención y adoran jugar, por ende son muy inquietos y extremadamente cariñosos… características que terminaron hartando a estas personas.

Como el matrimonio tenía una hija pequeña, la perrita adoraba jugar con ella y como había crecido tanto, la empujaba y la lengüeteaba con intensidad. Los padres se preocuparon por la niña y decidieron crearle un bozal de género a su mascota para que no besara más a su hija.

Facebook @Jessica Álvarez

Y entonces, decidieron regalarla.

Afortunadamente hoy existe un montón de grupos de rescate y adopción animal en redes sociales que sirven para difundir ciertos casos que necesitan ayuda, y de esta manera un montón de perritos abandonados se han visto beneficiados, cambiando sus crueles y solitarios destinos por un hogar y amor familiar.

Facebook @Jessica Álvarez

Así ocurrió con esta perrita, que aunque aún no ha sido adoptada, un montón de usuarios ha difundido su historia para que pronto consiga hogar. El único problema fue que cuando su familia publicó la situación en la que se encontraban, los criticaron tanto, que prefirieron abandonar el grupo de adopción. Por suerte una usuaria llamada Jessica los contactó y les ofreció ayudarlos con la búsqueda de personas que la quisieran y aceptaron.

¡Esperamos que pronto encuentre un hogar donde la valoren!

Puede interesarte