Por Diego Aspillaga
4 febrero, 2020

El granjero Jeff Permar decidió no luchar contra el ladrón y dejar que coma en invite a amigos a su huerta: «La tierra también es de él», asegura el hombre. Los videos del animal, en tanto, causan sensación en Youtube.

Tener una huerta no es una tarea fácil. Desde cuidado extremo que necesitan algunos vegetales, regar en los momentos precisos, estar atento a la presencia de hongos y plagas y cuidar los frutos, este trabajo no es para cualquiera. 

Pero a Jeff Permar le gusta. A este granjero le gusta comer cosas frescas y crecidas en su propia casa, y se esfuerza de sobremanera para lograr esa meta. Sus vegetales están en perfectas condiciones, protegidos del calor extremo, regados frecuentemente, y sin ningún pesticida.

Los alimentos cultivados por Jeff son buenos. Demasiado buenos. Y cuando se tiene un producto de esa calidad no sorprende que personajes indeseados quieran apropiarse de ellos. Jeff sabía esto pero no esperaba tener un némesis, un enemigo que terminaría por conquistar su corazón y el de miles de personas.

Chunk The Groundhog

Y es que sin importar las medidas de seguridad que ponía alrededor de su huerto, incluyendo profundas rejas y cámaras de seguridad, siempre había un animal que lograba colarse, robar sus vegetales y comérselos sin complicación ni remordimiento alguno. Este era Chunk, la marmota.

El animal es un ladrón entrenado que puede entrar al lugar  de su elección y comer a destajo. Y Chunk no es sólo un hábil ladrón, también es desafiante e insolente. 

Chunk The Groundhog

Esto porque sin estar satisfecho con colarse a la huerta de Jeff y comerse todos los vegetales que caben en su cuerpo, el animal además lo hace justo frente de las cámaras de seguridad, como desafiando al hombre a que intente atraparlo.

«Noté que mi jardín estaba dañado y que no era una peste normal, era algo distinto. tenía todo tipo de verduras y cada una estaba con mordidas, estaban probando un poco de todo. Busqué huellas que me ayudaran a identificar al ladrón, pero no dejaba rastro», dijo Permar a The Dodo.

«Es por esto que puse una cámara que detecta el movimiento y que me notificaba cada vez que alguien o algo pasaba por ahí. Fue en ese momento cuando vi que la marmota aparecía de la nada y se comía mis vegetales al frente de la cámara», agregó.

Chunk The Groundhog

«Al principio estaba my molesto. Sin poder lo que estaba pasando, subí la altura de la reja, puse troncos alrededor para prevenir que escarbaran, pero nada funcionó. Él seguía metiéndose a mi huerta, al menos 3 veces al día y siempre miraba a la cámara«, agregó el hombre.

Contra todo pronóstico, en vez de seguir intentando deshacerse de la marmota, Jeff empezó a agarrare cariño y a esperar verla frente a su cámara. «Sólo se demoró como una semana en ganarse mi corazón», dijo el granjero. 

Justo cuando el hombre se estaba encariñando con el animal, éste lo sorprendió con otro amigo al que también le gustaba comer frente a la cámara. Si Chunk era irresistible solo, con su nuevo compañero eran una pareja perfecta que comía, discutía e incluso se besaba frente a mirada atónita de Jeff.

Los videos de Chunk y su amigo Nibbles, como fue bautizado, fueron a parar a un canal de Youtube dedicado a las aventuras de estas tiernas marmotas. Luego de un par de meses, ambas son consideradas celebridades y son seguidas por miles de personas. 

Chunk The Groundhog

Jeff, por su parte, está feliz de recibir a estos visitantes y si bien lo extraña (ahora está hibernando) el hombre afirma que la presencia de Chunk le enseñó a compartir sus bienes con los animales que comparte la tierra con nosotros. 

«Después de todo, es su tierra también», afirma el hombre.

 

 

Puede interesarte