Por Luis Aranguren
19 octubre, 2020

Al parecer la marea bajó rápidamente y no les permitió seguir flotando, la naturaleza en ocasiones castiga sin piedad alguna.

Vivir en el mar no es tan placentero como no los pinta Bob Esponja, los peces y otros animales marinos corren muchos peligros a diario. Sin importar el tamaño, los peligros dentro del agua son constantes.

Por ejemplo las ballenas, solemos verlas como imparables y poderosas por su tamaño pero si no hay agua, son tan frágiles como el vidrio.

Reuters

Algo que lamentablemente todos tuvieron que observar en una isla al norte de Nueva Zelanda. Alrededor de 25 ballenas quedaron encalladas en una playa de la península de Coromandel el sábado y murieron alrededor de una docena.

Aunque otras pudieron ser salvadas, desde el mismo sábado que las vieron, habían encontrado a cinco que no resistieron la noche.

“Lamentablemente, alrededor de una docena han muerto después de quedar varados en las rocas esta mañana. Sin embargo, nos alienta el hecho de que la mayoría de las ballenas varadas se hayan reincorporado a la manada esta mañana y hayan sido acompañadas hasta aguas profundas”. 

– Departamento de Conservación de Nueva Zelanda a través de Facebook

Presuntamente, estas criaturas eran parte de una manada de 40 ballenas, cabe resaltar que durante la madrugada del sábado subió la marea y algunas flotaron. Lamentablemente otras no se movieron y quedaron encalladas, sin posibilidad alguna de volver por sí mismas al mar.

Reuters

Estas ballenas pilotos pueden medir hasta 6 metros de largo y son propensas a quedarse masivamente en las orillas de las playas. La cantidad más alta anteriormente registrada fue de 470 ballenas en un puerto de Australia.

Estas ballenas suelen estar muy unidas como grupo y es justo eso lo que las hace tener esta clase de accidentes juntas.

Reuters

Por suerte el equipo de salvamento y personas cercanas se han dedicado a ayudar a estas ballenas. Lograron que la mayoría volviera al mar con vida, lamentablemente no hubo tiempo para todas.

Esperemos que logren determinar por qué se acercan tanto a estas orillas para poder evitar el problema más adelante.

Reuters

Además no nos queda más que felicitar a todas estas personas por tanta valentía, algo que cualquiera no se habría atrevido. Además de emplear todo su tiempo del fin de semana en ayudar, es una acción digna de admirar.

Reuters

Pobres ballenas, seguro extrañarán a sus amigos, en verdad deseamos que no tengan que pasar por esta situación nuevamente.

Puede interesarte