¡Quedó irreconocible!

Cuando las personas adoptan un animal deben hacerse cargo de él, evaluar la responsabilidad que implica un perro (o un gato, o un pájaro, o un pez) y aceptar los compromisos que conlleva ser responsable de la vida de otro ser vivo. Lamentablemente, muchas veces las personas adoptan y unos meses después se dan cuenta de que no estaban dispuestos a continuar ese compromiso.

Hemos visto y leído numerosas historias de animales que son abandonados luego de fechas como el Domingo de Pascua (en que a veces los papás regalan conejos a sus hijos), o Navidad.

Un perro merece nuestros cuidados y no ser abandonado cuando sus dueños «se aburran de él», algo que probablemente pasó con Matilda, una perrita de mezcla Shih Tzu que vivía en un centro comercial de Maryland, Estados Unidos.

Cuando fue rescata, Matilda estaba desnutrida y con su pelaje completamente enredado. La situación era tal, que no podía ver debido a los manojos de pelos frente a sus ojos.

Renee’s Rescues.

El oficial de control de animales que la rescató la llevó a un refugio local, Renee’s Rescues, en que Matilda fue atendida por su propio fundador, Renee Martini.

La información que llegó a Renee fue que Matilda era «letárgica» y probablemente estaba deprimida, así que el puso especial cariño al tratar con ella.

«Cuando la vi, supe que había algo mágico bajo esa acumulación de pelo».

-Renee Martini, fundador de Renee’s Rescues-

Lo primero que hizo -junto al equipo de Renee’s Rescues- fue afeitar a Matilda, darle un baño y luego preocuparse de los medicamentos que debía tomar.

Renee’s Rescues.

«Comenzamos a hablar con ella. Le pusimos un suéter y ella se iluminó. Era algo muy bonito de ver (…) La estamos ayudando emocionalmente. Es una chica muy feliz. Tiene un futuro hermoso frente a ella».

-Renee Martini, citado en The Dodo-

Renee’s Rescues.

Hoy Matilda está casi perfectamente recuperada y la organización está buscándole un nuevo hogar en que la traten bien y no la abandonen nuevamente.

 

Puede interesarte