Por Luis Aranguren
10 julio, 2019

Dedicaron su vida a rescatar personas, ahora reciben el honor y cuidados que merecen tras su incansable labor.

En México ser un héroe nacional es algo muy importante, significa que te has ganado el respeto de todo el país y por eso serás admirado. Es por esto que cuando pensamos en las mejores opciones sabemos que no hay ninguna que supere a los perros rescatistas, quienes brindan esperanzas cuando nadie más la tiene.

Un ejemplo magnífico de esto es Frida, una perrita que rescató a más de 50 personas en el terremoto que azotó México durante el 2017. Su entrenamiento en búsquedas y su fino olfato ayudó a garantizar que encontrarán a muchas personas entre los escombros.

Frida/ Santiago Arau

Pero ella no estuvo sola, pues más héroes de 4 patas estuvieron dispuestos todo el tiempo a buscar personas entre los escombros.

Entre los perros que acompañaron a Frida a rescatar personas estuvo Eska y Eros, quienes formaban parte de la brigada antiexplosivos del ejército mexicano. Además de ayudar en las labores de rescate, ambos pastores belgas dieron consuelo a todos los mexicanos.

Eska y Eros/ Santiago Arau

Ecko y Evil por su parte ayudaron a búsqueda y rescate en Oaxaca, Chiapa y Ciudad de México. Sin descanso se encontraban ayudando a escarbar apenas sentían el olor de un humano. Cuando no ocurren desastres ellos se encargan de la detección de narcóticos, un problema que sin duda afecta al país y ellos se encargan de detener.

Ecko y Evil/ Santiago Arau

Acertijo y Nahual pertenecen al mismo cuerpo de rescate de Frida, Todos juntos en la Secretaría de Marina de México se preparan y tras un arduo entrenamiento cumplen con la misión de salvamento y rescate de la que se sienten muy orgullosos y cuentan con la disposición.

Acertijo y Nahual/ Santiago Arau

Antes de pertenecer a algunos de estos cuerpos los perros reciben fuertes entrenamientos durante más de un año y se encuentran siempre preparados para la atención en zonas de desastres. Su tiempo de servicio es de aproximadamente 7 años, lo que en años humanos se traduce a más de 30.

Todos los días sus olfatos funcionan al máximo y detienen miles de crímenes como el tráfico de estupefacientes o la detección de explosivos porque para la fuerza canina nunca hay descanso de sus actividades.

Twitter/ Semar

Estos animales han inspirado a los mexicanos por su labor, sin duda son una parte esencial de las fuerzas policiales y de vigilancia, su relevancia es tanta que algunos piden que se remueva el águila del escudo del país y se coloque un perro de rescate.

Puede interesarte