Por Camilo Morales
11 mayo, 2022

Según la madre de Kai, Shanna Niehaus, de 36 años, el perrito Tornado adora a su hijo “y lo apoya sin importar lo que piensen los demás”. De hecho, se emocionó hasta las lágrimas cuando ambos se conocieron y Kai sintió sus latidos.

Hay perritos que además de entregarle cariño y fidelidad a sus dueños, son capaces de entregarse por completo a otras actividades, como por ejemplo, trabajos. Es por eso que se pueden ver canes que integran equipos de rescate, equipos de bomberos, policías, y hasta de soporte emocional para pacientes en hospitales.

Pero también hay algunos que sirven como soporte emocional para casos puntuales, tal como le ocurrió a Tornado, un golden retriever que se convirtió en el mejor compañero de Kai, un niño que a la edad de cuatro años fue diagnosticado con autismo.

Shanna Niehaus

Según información de Mirror, la madre del niño, Shanna Niehaus, de 36 años, explicó que su hijo siempre tuvo problemas con las situaciones sensoriales, por lo que nunca le gustó que lo tocaran ni tener contacto físico su ambiente.

Es por eso que la familia radicada en Tokio, Japón, decidió hacer un viaje hasta Ohio, Estados Unidos, para recurrir a un nuevo tratamiento creado por la organización 4 Paws for Ability, a la que Shanna ya le había entregado una ayuda económica de 14.500 dólares.

Shanna Niehaus

En ese viaje, Kai pudo conocer al perrito de 6 años y de inmediato conectó con él. De hecho, el niño se acostó encima del perrito y pudo sentir los latidos de su corazón. “No esperaba que el momento fuera tan emotivo“, explicó la madre.

De ahí en adelante los dos se han hecho inseparables. “Ha sido una alegría absoluta dar la bienvenida a Tornado a nuestra familia. Mi corazón se desborda todos los días“, agregó la mujer.

Shanna Niehaus

Tornado cambió la vida de Kai y lo ayudó a relacionarse más con su entorno. Según su madre “su procesamiento sensorial es diferente al de muchos otros niños. Kai tiene sus propias preferencias sensoriales únicas y disfruta de los abrazos en sus propios términos“.

Además, le ha ayudado en sus inseguridades y también en su autoestima. “A Tornado no le importa si Kai hace un ruido extraño, usa ropa tonta o se ve diferente a los demás niños. Tornado adora a Kai y lo apoya sin importar lo que piensen los demás“, agregó Shanna.

Shanna Niehaus

Su madre explicó que esa seguridad que le brinda Tornado a Kai le ha permitido al niño poder desenvolverse en su día a día de manera más auténtica, además de liberarlo de las presiones sociales.

Tornado todavía tiene 2 años antes de jubilarse. Entonces, el perro de apoyo de Kai tendrá que cambiar. Sin embargo, ella cree que su hijo siempre recordará a quien fue su primer mejor amigo. “Seguirá siendo un miembro muy querido de nuestra familia durante toda su vida“, cerró.

Puede interesarte