Por Romina Bevilacqua
20 enero, 2016

Lo habían dejado gravemente herido en la calle, pero recibió una segunda oportunidad de vida.

Marina Melis lleva 23 años rescatando burros en Bonaire, así que cuando se encontró con una terrible escena en su camino, supo exactamente lo que debía hacer. Con sólo dos semanas de vida, una pequeña burra yacía en medio del camino con el suelo ensangrentado y sus dos patas delanteras fracturadas. 

No sería fácil rehabilitarla, y sobre todo ayudarla a superar ese traumático evento, pero ella haría todo lo posible para asegurar que la pequeña estuviera a salvo.

980x
Donkey Sanctuary Bonaire

La llevó a su refugio llamado Donkey Sanctuary Bonaire y le colocó una especie de botas o guías que la ayudaran a caminar y sanar sus huesos.

10959873_739430342839946_8730333211560126486_o
Donkey Sanctuary Bonaire

Y pronto la pequeña comenzó a mejorar. Caminaba a paso lento, pero al menos eso le permitía compartir con los demás burros en el refugio.

10644985_912474745535504_8080853993068884840_n
Donkey Sanctuary Bonaire
12376145_911903378925974_4055930605204164100_n
Donkey Sanctuary Bonaire

Era una burra agradecida, tanto que un día la captaron en un sincero acto de cariño hacia su rescatista: la abrazó como agradeciendo todo lo que ella hizo.

12509481_912473912202254_9221698337231293483_n
Donkey Sanctuary Bonaire

Ahora esa pequeña al fin podrá vivir la vida que merece. 

Puede interesarte