Por Antonio Rosselot
12 agosto, 2019

Este perrito merece tener un lugar privilegiado en la memoria del pueblo mexicano.

El terremoto que afectó a México el 19 de septiembre de 2017, hace ya cerca de dos años, fue una tragedia que no dejó a nadie indiferente. El sismo, de 7,1º en la escala de Richter, afectó a las zonas de Morelos, Puebla y Ciudad de México principalmente, dejando un lamentable saldo de 370 personas fallecidas, más de 7 mil heridos y un trabajo de recuperación y reconstrucción de lo perdido que se mantiene hasta el día de hoy.

La comunidad mexicana se vio forzada a unirse para trabajar en los rescates, ya que muchos edificios estaban caídos y se necesitó fuerza colectiva. En dicha dinámica cobraron especial importancia las brigadas caninas ya que pueden entrar a revisar en lugares donde los seres humanos no tienen alcance físico, además de usar su bendecido olfato. Y dentro de estas brigadas caninas, hubo un caso que saltó especialmente a la luz.

FB: Adoptando Amor Saltillo AC

Estamos hablando de Chichí, el pastor belga que fue parte clave de estas labores de rescate en Ciudad de México. Hace unos meses su dueño y binomio de rescate, Luis Bernardo Campos, acudió a las redes sociales para pedir humildemente aportes económicos para Chichí, ya que éste había tenido una cirugía espinal muy costosa y estaba en un delicado proceso de recuperación.

FB: Luis Campos

La situación de Luis era bastante complicada, ya que no tenía el dinero suficiente para costear todo; como era un rescatista independiente, no recibía ningún tipo de ayuda económica por parte del Estado o el Ejército mexicano.

Si bien la noticia se expandió rápido y probablemente muchos de los que están leyendo esto donaron algo de dinero para el postoperatorio de Chichí, lamentablemente no fue suficiente. El pastor belga falleció en la tarde del pasado domingo 11 de agosto, después de que su lesión en la médula se agravara y afectara su sistema respiratorio.

FB: Luis Campos

Si bien la asociación Adoptando Amor Saltillo AC, que se encargaba de actualizar la salud de Chichí por las redes sociales, había subido muchos videos donde se veía al perrito recuperándose bien dentro de su gravedad, todo indica que los efectos colaterales de la lesión y la operación posterior fueron demasiado para el pastor belga. A continuación, les dejamos el post de la asociación anunciando el fallecimiento de Chichí:

Con profunda tristeza y dolor en mi corazón, lamento informarles que Chichí falleció

Sin embargo, si hay algo que es seguro en esta vida, es que todos los seres que queremos y recordamos siempre vivirán en la memoria, ya sea personal o colectiva. Chichí dedicó su vida a ayudar con esfuerzo y disciplina, y en sus últimos meses de vida estuvo rodeado constantemente de la gente que le dio cariño y lo ayudó siempre. El perro merece tener un lugar privilegiado en la memoria del pueblo mexicano.

¡Te recordaremos, Chichí!

Puede interesarte