Por Constanza Suárez
19 agosto, 2019

El plástico causó la obstrucción del estómago de Mariam y no pudieron salvarla. La especie sigue en peligro de extinción.

A principios de este año el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita informó que “no más de 22 vaquitas estuvieron presentes durante el verano del 2018”. De a poco la especie desaparecía y no quedaban muchas esperanzas. De hecho la misma entidad pronosticaba su extinción para los próximos años, incluso meses.

Pero en mayo de este año, una pequeña dugongo llamada Mariam fue encontrada, varada y separada de su madre en una playa tailandesa. Tenía tan solo seis meses. Rápidamente devolvió la esperanza respecto a su especie y se convirtió en una sensación de Internet por alimentarse de un biberón y abrazar a sus rescatistas.

AFP

Desafortunadamente, durante la madrugada de este sábado Mariam murió por una infección agravada por residuos plásticos encontrados en su estómago, según informó el Departamento de Recursos Marinos y Costeros en Facebook. La publicación se llenó de condolencias y fue compartida más de 11 mil veces. 

«Mariam murió justo después de medianoche, por un traumatismo y no logramos salvarla», declaró a AFP Chaiyapruk Werawong, responsable del parque marino de la provincia de Trang (sur), adonde había sido trasladado el animal.

AFP

Mariam falleció a raíz de «una infección sanguínea y en el estómago. Encontramos residuos plásticos en su tubo digestivo», agregó. 

Una de las veterinarias, Nantarika Chansue declaró en su cuenta de Facebook que “la autopsia mostró que el plástico causó la obstrucción del estómago del animal”.

AFP

Las aguas del sur de Tailandia son unas de las más contaminadas por el plástico y actualmente albergan cerca de 240 vaquitas marinas, que siguen en peligro de extinción.

 

 

 

 

 

Puede interesarte