Por Diego Aspillaga
7 febrero, 2020

Helyn Cornville ha dedicado su vida entera a estos animales y el santuario que creó en su granja refleja sus años de dedicación y amor hacia sus huéspedes. Viven en un ambiente seguro, relajado y lleno de lujos.

Helyn Cornille adora a los gatos con todo su alma. Desde pequeña siente una atracción indescriptible hacia estos tiernos animales y pasa todo el día pensando en ellos.

Catsville@philogalist

Pero Helyn no es sólo una fanática de los gatos, también es una activista felina que está dispuesta a hacer todo lo posible para ayudar a todos los felinos que pueda.

La mujer se ha dedicado hace años a rescatar, cuidar, mantener y regalar a gatitos salvajes y abandonados que habían perdido la esperanza de tener un hogar definitivo. Luego de varios rescates, la casa de la mujer oriunda Eatonton, Georgia ya no daba abasto. El corazón de Helyn era muy grande pero su hogar no lo era tanto y esto le pesaba.

Catsville@philogalist

Fue ahí cuando se le ocurrió la brillante idea de adaptar el jardín y parte de su granja para que los gatos tuvieran un espacio propio donde pudieran descansar, jugar e interactuar entre ellos. Esta idea se transformó en un proyecto, y el proyecto en una realidad llamada “Catville”, un paraíso para gatos.

Catsville@philogalist

Coloridas y cómodas casas en las que se puede dormir y escalar. Troncos, murallas y fuentes de agua donde pueden jugar y saltar. Salas de descanso con juguetes y postes para rascar, tablas instaladas para poder disfrutar del sol de la tarde. Catville tiene todo esto y mucho más.

Catsville@philogalist

“Creo en los entornos de enriquecimiento y he soñado durante años para hacer Catville. Vivimos en un país con muchos gatos salvajes, los atrapamos, llevamos a los veterinarios y los criamos y amamos, dijo al orgullosa dueña del santuario a Cattitude Daily.

“Los gatos están muy felices y muy amados, y seguimos modificando esto para ellos. En la catio (patio), tenemos muchas formas para que vayan y vengan y se rodeen para evitar conflictos. Las ventanas para salir tienen gruesas tiras de plástico que evitan que entren insectos y calor o frío, pero pueden pasar fácilmente”, explicó.

Catsville@philogalist

Cada gato aquí está totalmente atendido, alimentado y cuidado por Helen y su gran corazón. Catville tiene gatos viejos, algunos sin dientes, otros sordos, e incluso gatitos que fueron encontrados abandonados y tuvieron que ser alimentados con biberón para sobrevivir. Todos ellos son tratados de la misma forma: con amor, comprensión y mucho lujo.

Catsville@philogalist

Actualmente hay 18 gatos que viven la buena vida en Catville. Helyn tiene en cuenta el hacinamiento y permite que cada gato tenga un espacio adecuado. De esta manera, cada uno de los gatitos obtiene la mejor calidad de vida posible.

Y aunque todo lo que ha hecho no solo por estos gatos sino con Catville es increíblemente impresionante, Helyn planea hacer aún más. Quiere ayudar a tantos gatos como pueda y tiene grandes planes para las actualizaciones de Catville para darles aún más espacios a sus tiernos huéspedes.

Catsville@philogalist

Helyn Cornille transformó su granja en un paraíso para sus animales favoritos. En él, tanto los animales como ella disfrutan, se relajan y se hacen compañía.

Catsville@philogalist

El amor de esta mujer por los animales se convirtió en un santuario impresionante y digno de imitar. 

 

Puede interesarte