Por Diego Aspillaga
22 enero, 2020

Bree Blakeman no se enojó al encontrar al animal dentro de su lugar de trabajo. Y es que ¿quién podría enojarse ante una carita así? El animal, que ya regresó a la naturaleza, es ahora un meme viral.

Bree Blakeman, investigadora de trabaja en la Universidad Nacional de Australia, sintió un gran escalofrío. Había entrado recién a su oficina y notó que alguien más había estado ahí. 

Libros y mapas aborígenes en el suelo, el techo un un hoyo y todo desordenado, parecía que habían entrado a robar a su lugar de trabajo.

@FF_Notes

La mujer no sabía que era lo que querían ni si lo habían encontrado o no. Lo que sí sabía, a juzgar por las puertas y ventanas cerradas con pestillo desde adentro, es que quien quiera que había entrado a su oficina, aún seguía ahí. Bree no estaba sola. 

Mientras miraba a su alrededor para ver qué se habían llevado, qué faltaba e identificar a cualquier desconocido escondiéndose, sus ojos se quedaron pegados en su computador. Ahí, detrás de la pantalla, encontró la respuesta a todas sus preguntas.

Sentada muy quieta y esperando no ser descubierta, una tierna y tímida zarigüeya australiana la miraba con cara de pánico, culpa y cansancio.

@FF_Notes

«No fue hasta que fui a revisar mi computadora en el otro lado de la habitación que noté una carita esponjosa mirándome desde detrás de la computadora», dijo Blakeman a BuzzFeed News.

«Y fue entonces cuando también noté los excrementos del inodoro y la orina en todas partes. Todo tenía sentido», agregó.

Ya con la culpable identificada, el resto de misterio se develó sólo: claramente el animal había entrado por el techo de la oficina, probablemente había caído dentro. A juzgar por los libros en el suelo, que correspondía a un librero que llega el techo, la tierna zarigüeya intentó escapar por el mismo lugar por el que había entrado pero no lo logró. 

Rendido, cansado y asustado, el animalito se quedó detrás de la pantalla durante toda la noche y la mañana, cuando fue encontrado por Bree.

@FF_Notes

La mujer, lejos de enojarse o asustarse con el encuentro, sintió lástima por el animalito y decidió ayudarlo. 

«Le di un poco de agua, un trozo de zanahoria y unas palabras amables antes de cerrar la puerta y llamar a la gente de reubicación. No fue incómodo para mí en absoluto. Fue muy dulce», dijo Blakeman.

Mientras esperaba que llegaran los rescatistas, la mujer compartió una fotografía del animal en Twitter, donde más de 300 mil personas compartieron su publicación, la mayoría afirmando que se sentían identificados con la cara de culpa de la zarigüeya. Al parecer, la intrusa era ahora un meme.

El animal se mantuvo en la oficina de Bree por un día entero debido a que había una severa tormenta de granizo afuera  que no permitía que los rescatistas pudiera reubicarla.

Para la suerte de todos los involucrados, el animal pudo escapar del lugar al día siguiente. 

La oficina de Bree volvió a la normalidad, la tierna zarigüeya regresó a su hogar y el internet ganó un nuevo meme. Todos ganamos ese día. 

 

 

Puede interesarte