Por Ronit Rosenberg
12 enero, 2018

Se negaba a dejarla morir.

Romy McCloskey, una joven diseñadora de Savannah, Estados Unidos, saltó a la fama en las redes sociales por su dedicación, creatividad y amor por los miembros más pequeños del reino animal.

Transformó su pieza en una «sala de emergencias» y le practicó una cirugía reconstructiva a una mariposa que había llegado hasta su casa con un ala rota. El resultado es increíble. Es toda una obra de arte.

Facebook Romy McCloskey

En octubre, la diseñadora encontró a tres orugas en un arbusto de algodoncillo que tiene en su jardín. Desde ese entonces, ha estado ayudando a insectos que quedan atrapados. Los pone en una pecera de vidrio y les da de comer. Pero esta vez el desafío fue mayor. 

“¡Ta-Da! ¡Ha terminado! Pueden ver que las líneas negras en el ala superior derecha no coinciden con el 100 %, y si miras a su ala inferior derecha falta el punto negro que indica sexo masculino. Oh, y el blanco en su ala es el talco”, explicó en su perfil de Facebook.

Tal vez a muchos de nosotros nos hubiese dado lástima por un momento, pero no habríamos tomado cartas en el asunto como lo hizo McCloskey. Ella no se dio por vencida y se negó dejarla morir, aunque las mariposas sólo viven 24 horas.

Con su ingenio de artista se le ocurrió reunir cemento de contacto, un mondadientes, tijeras, pinzas, bastones de algodón y lo más importante: un ala extra de otra mariposa que había muerto días antes, y le restauró su extremidad rota. No sintió dolor porque las alas de las mariposas no tienen terminaciones nerviosas, son como el cabello humano.

Facebook Romy McCloskey

“Cuando esta pequeña se presentó a mí con alas tan desgarradas y dañadas, lo puse en mi página personal de Facebook. Yo estaba con el corazón roto por la idea de tener que dejarla morir. Entonces un amigo me envió un video sobre la reparación de alas. Pensé, ya que hago tanto diseño, corte y realización de disfraces… podría hacer esto”

Y lo que todos nos preguntamos, ¿pudo realmente volver a volar?

Facebook Romy McCloskey

McCloskey documentó todo el proceso en su perfil de Facebook, donde rápidamente su relato se fue difundiendo porque no sólo le quedó a la perfección el arreglo estéticamente, sino que también logró que desde su jardín la mariposa pudiera volver a tomar su rumbo.

Estaba muy conmovida por el resultado de la cirugía, pero también por la alta aceptación que recibió de muchos usuarios de las redes sociales que la felicitaron por su noble acción.

«¡Gracias! Nunca pensé que mi historia podría conmover a tantas personas. Para los que no me conocen, soy diseñadora de vestuario profesional», agregó en el post.

Facebook Romy McCloskey

Al mundo le faltan más personas como Romy McCloskey. 

Puede interesarte