Por Cristofer García
6 enero, 2021

Ocurrió en La Cisterna, Santiago, Chile, donde al menos 10 vecinos resultaron afectados. La perrita será llamada Layka y formará parte de la comunidad.

Una situación peligrosa y atípica se vivió en la municipalidad de La Cisterna, al sur de Santiago, Chile, cuando un grupo de vecinos de la avenida El Parrón se vieran afectados por una reacción química, luego de que una de las residentes echara azufre en los alrededores de su departamento.

Se trata de una mujer que, sin medir las consecuencias de las acciones que estaba tomando, intentaba correr a una perra callejero que se acercó a los alrededores de este edificio. Creyó que esta medida era una buena idea, pero se arrepintió muy rápido.

Mega

No solo fue una acción cruel contra el animal, que corría un riesgo fatal al entrar en contacto con esta sustancia, sino que terminó por afecta a su comunidad. Según reseñó Mega, la mujer intentó remendar su error echando agua en el sitio, para dispersar el azufre. Pero no era así de fácil de arreglar, de hecho, logró el resultado contrario.

“Cuando el agua se mezcló con el azufre se provocó una reacción que causó daños a al menos 10 vecinos. Sintieron náuseas, vómitos y dolores de cabeza“, comentó René Ramírez, presidente del condominio, en conversación con Mega.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Ramírez también aseguró que la responsable “reconoció su error, ella lo hizo equivocadamente y se autodenunció“.

Afortunadamente, aunque entre los afectados hay personas con antecedentes de problemas respiratorios, ninguno resultó herido de gravedad. No obstante, ante el peligro que se corre por esta situación, unos 120 vecinos fueron evacuados por funcionarios de Bomberos, para evitar cualquier tipo de riesgo.

Chilevisión

“Se constató la presencia de un fertilizante en base de azufre que fue disuelto en agua. No es dañino para la salud ni el medioambiente, dada la poca cantidad que fue arrojada”, dijo el comandante segundo, Leonardo Marchant.

El rescatista añadió que “debido al olor que emana este producto, muchos de los vecinos sentían malestares. Fueron revisados por el equipo médico y se encuentran en buen estado“.

No obstante, fue una situación desagradable para los residentes. “La persona que tiró el azufre quería que se fuera y tiró azufre donde estaba la perrita. Cuando supimos, ella fue y echó agua, dejando un olor“, explicó una vecina a Mega.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Según reseñaron medios locales, después de toda esta situación, los vecinos estuvieron de acuerdo con adoptar a la canina como parte de la comunidad y será llamada Layka.

Puede interesarte