Por Daniela Morano
12 agosto, 2019

Cuando voluntarios de una organización animalista la enfrentaron, dijo que se los había regalado al recolector. Sin embargo, fue él quien se comunicó con ellos.

Hay muchos motivos por los que alguien podría abandonar a su mascota, desde falta de tiempo y/o recursos hasta motivos mucho más egoístas como que ya no las encuentran tiernas o sienten deprecio hacia ellas. En el caso del primero, es probable que esa personas vaya hasta un refugio para asegurarse que el animal no sufra y consiga eventualmente un hogar. En el caso de los segundos, son capaces de arrojarlos donde sea con tal de que no regresen.

A comienzos del 2016, una mujer en Ticomán, México pensó que la mejor forma de deshacerse de sus dos perros era arrojándolos a un camión de basura. Su plan era que los recolectores se dieran cuenta y se encargaran de ellos, pero sin que ella les informara del plan.

Mundo Patitas

Menos mal estos sí se dieron cuenta de que habían sido abandonados y decidieron comunicarse con la asociación Mundo Patitas, una protectora de animales,  quienes se encargaron de buscar a su dueña antes que nada.

Mundo Patitas
Mundo Patitas

Hachi y Pancho eran los nombres de los dos, cuya -ex- dueña, Alejandra Gonzales, aseguró que ella le informó a los recolectores que ya no los quería y se los estaba regalando.

«Hemos recibido la llamada telefónica de Alejandra González, quien entregó a ambos perros, de nombre Hachi y Pancho, al camión, pero asegura que no los tiró a la basura, sino que se los regaló al señor del camión, pues este hombre tenia tiempo insistiendo en que se los regalara, pero… Suponiendo sin conceder, ¿por qué entonces el señor de la basura permitió que los bajáramos y nos los lleváramos? ¿Por qué nos dijo que se los habían dado para que los dejara en el tiradero a cielo abierto de basura? ¿dónde los perros tendrían harto que comer? ¿Quién miente?«, escribieron en su página oficial de Facebook.

Mundo Patitas
Mundo Patitas

Cualquiera sea la verdad, lo importante es que eventualmente la sociedad logró encontrarlo un nuevo hogar a Prometeo y Bob, como los llamó su nueva familia.

Mundo Patitas

Ahora viven junto a personas que los quieren y desean cuidarlos, y que -esperemos- nos los arrojaran a la basura.

Puede interesarte