Por Valentina Miranda
13 septiembre, 2021

Ritz, un gatito negro que fue rescatado de un puente en un canal de EEUU, tiene nueva familia y conoció a sus rescatadores. Probablemente fue abandonado para terminar ahí. “No hay manera de que él mismo hubiera llegado allí”, dijo su ahora dueña Rachelle Gidney a The Leader.

En julio de este año, un gatito de color negro fue rescatado del puente del Canal de Hood, en Estados Unidos. Rachelle Gidney fue la mujer que notó su presencia en este peligroso lugar cuando escuchó sus maullidos de auxilio. Ella como orgullosa dueña de tres gatos, reconoció este tipo de llamados y buscó el origen del sonido. Cuando el pequeño asomó su cabeza lo localizó.

“Se notaba que era un grito de ayuda. Era muy ronco”, dijo la mujer a The Leader. Entonces ella buscó la línea telefónica del Canal de Hood para avisarles que había un gato atrapado ahí, y ver si podían hacer algo por él.

Cortesía de WSDOT

 

El gatito se encontraba a 7 metros por debajo del puente, aferrado a un respiradero. Llegó el Departamento de Transporte de Washington (WSDOT) para rescatarlo y se logró cumplir la misión.

El gatito fue adoptado por Rachelle y lo llamó Ritz. “Tiene ganas de vivir”, dijo Gidney a The Leader. Contó que “tenía una nariz ensangrentada y un labio gordo” al mismo medio. Sus garras también sufrieron protuberancias pero nada más, se encontraba bien.

Cortesía de Rachelle Gidney

Ritz recibe los buenos cuidados de Rachelle actualmente, y tiene 14 meses. Su veterinario le dijo que ya podía comer más alimentos secos y húmedos. “Nunca había visto a un gatito comer tanto en mi vida. Le gusta comer de todo. Ayer probó atún por primera vez”, dijo a The Leader.

Sus rescatistas tienen la hipótesis de que él quedó atrapado en el puente debido a un posible abandono, de acuerdo a The Leader.“No hay manera de que él mismo hubiera llegado allí. Sinceramente, siento que acaba de caer del cielo”, dijo Gidney en el mismo portal. Paul Gahr, supervisor del tramo del Canal de Hood dijo al medio que supo que no se trataba de un pájaro apenas escuchó, y estaba seguro de que era un gatito vivo y que necesitaba ayuda urgentemente.

Cortesía de Rachelle Gidney

Que bueno que no le costó nada encontrar nueva familia.

Puede interesarte