Por Diego Aspillaga
3 septiembre, 2020

Jet, quien llegó para acompañar a su hermana Jenny a sobrepasar su cáncer, ahora comparte una relación profunda y compleja con esta mujer: la pérdida los hizo unirse más que nunca y ahora están vinculados de por vida.

Probablemente todas las personas que han tenido una mascota saben lo especial que puede ser la conexión entre un humano y un animal.

Mucho más que sólo animales, estas criaturas se convierten en compañeros, mejores amigos, miembros de la familia e incluso un hombro para llorar. En algunos casos, la conexión es aún más fuerte debido a las dificultades por las que ambos han pasado juntos.

Humans of New York

Recientemente, la página de Facebook llamada Humans of New York compartió la historia de una mujer que perdió a su amada hermana debido al cáncer y luego formó un vínculo único con el perro de la hermana, Jet, a quien obtuvo como uno de los artículos en su lista de deseos.

“Estuvimos con dieciocho meses de diferencia. Jenny a veces decía que se sentía como si yo fuera la hermana mayor y ella era la pequeña, en lugar de al revés. Ella siempre era la que empujaba a su hermana a hacer cosas, especialmente durante los últimos años de la vida de su hermana, mientras estaba enferma.

Humans of New York

Y fue en este ánimo de motivar a su hermana que esta joven propuso hacer una “lista de deseos” que incluyera todos los sueños y esperanzas de su hermana. Entre viajes a Hawaii, Tailandia y otros destinos, en la lista destacaban las ganas de su hermana de tener un perrito propio, cosa que siempre había dilatado. Esto, hasta que su salud comenzó a empeorar.

“Cuando quedó claro que la quimioterapia no iba a funcionar, mi mamá y yo decidimos que no podíamos esperar más”, narra la niña. El perro vino durante dos noches en una “prueba” y Jenny simplemente se enamoró de él. Llamaron al perrito Jet.

“El perrito siguió a Jenny a todas partes. Parecía que desde el principio sabía que Jenny era SU persona. Cuando se ponía demasiado enferma para moverse, él solo se levantaba de la cama para orinar. Luego saltaría de nuevo”, escribe la niña.

Humans of New York

Esta hermosa relación hizo maravillas para la salud de Jenny y su estado de ánimo. Desgraciadamente, esto no estaba destinado a durar.

“Mirando hacia atrás, debería haber sabido que nos estábamos acercando. Pero aun así me tomó por sorpresa. Todo pasó muy rápido. No pudo hablar en los últimos días. Pero recuerdo haberle dicho que la amaba y ella me lo respondió: apretándome la mano tres veces”, narra la mujer, quien asegura que en ese minuto se dio cuenta que Jet y ella ahora tenían una potente conexión y que el perro era ahora su responsabilidad.

“Le prometí que nos haríamos cargo de Jet. Tuvimos que encerrarlo en el patio trasero cuando vinieron a buscar su cuerpo. Ladró todo el tiempo. Tenía tantas ganas de llevarlo a casa, pero le dije a mi mamá que se quedara con él. Sabía que ella lo necesitaba más a él que a mí. Pero ella estaba pensando lo mismo, e insistió en que lo aceptara ”, afirmó.

Humans of New York

“Ahora, llevamos juntos más de dos años y probablemente estoy demasiado obsesionada con él. No puedo quedarme fuera hasta tarde porque odio la idea de que esté solo”, dijo.

Humans of New York

Siempre que estoy deprimida o triste, él siempre está ahí. Se siente como si estuviéramos conectados de alguna manera. Ambos teníamos este amor incondicional y lealtad a Jenny. Y los dos la perdimos. Ambos perdimos nuestra persona”, concluyó.

Puede interesarte