Por Alejandro Basulto
7 noviembre, 2019

Esta australiana subió su imagen en Facebook y un experto en zoología de invertebrados le dijo que se traba de un chorro de mar colonial.

Es increíble la gran variedad de fauna marítima que una persona puede encontrar en diversas playas y costas. A pesar de la presencia humana que cada vez es mayor en el planeta, aún hay animales que disfrutan vivir en el agua (y en sus cercanías), que todavía no huyen hacia los mares más profundos.

Shutterstock

Basta caminar un poco, meterse entremedio de unas rocas húmedas y con charcos cerca de las olas, para encontrar en ese lugar todo tipo de animales. Desde mariscos y cangrejos hasta peces y pulpos. Pero lo que encontró esta australiana realmente está a otro nivel. Ya que dio con un animal invertebrado sumamente extraño, viscoso y con una apariencia similar a la de un cerebro humano.

Field Naturalists of Tasmania

Pero tal vez lo más inquietante sea el hecho de que al tocarlo esta mujer con uno de sus dedos, esa parte que hizo el contacto, se entumeció. Este ser con apariencia de cerebro logró entumecer cada parte del cuerpo que hizo tacto con él. Como si se tratara de una reacción alérgica o de un veneno que suelta al momento del contacto con el otro.

Wolfgang Raab

«¿Puede alguien decirme qué es esto? Mi madre y yo seguimos viéndolos en la playa y cuando lo toqué me quedé entumecida (…) Es viscoso pero muy extraño, ¿qué tipo de criatura marina es? (…) Lo toqué con el dedo y se entumeció. Mamá tocó accidentalmente uno con su pie y se quedó entumecido»

– consultó la joven en la página Field Naturalists of Tasmania.

Finalmente, el doctor Simon Grover, experto en zoología de invertebrados, que trabaja en el Museo y Galería de Arte de Tasmania, le respondió a esta mujer, explicándole que consistía de un animal marítimo que se llama chorro de mar colonial, que también es conocido como ascidian. «Posiblemente el generalizado pero no nativo Botryllus schlosseri», afirmó Grover.

Wolfgang Raab

Esta criatura no es originaria de Australia y se le considera una plaga invasiva, debido que tiene un impacto considerable en la infraestructura marina, en los hábitats naturales, en la biodiversidad y en la granja acuícola.

Puede interesarte