Por Yael Mandler
7 octubre, 2015

Popularmente se cree que las mujeres que disfrutan de la compañía de los gatos están destinadas a la soltería

¿Por qué tener un gato tiene que ser igual a soledad, pijamas y helado? Taylor Swift está de nuestro lado

Cada cierta cantidad de capítulos en Los Simpson aparece un personaje que no para de hacerme reír. La loca de los gatos es una mujer que vive sola y rodeada de gatos. No habla ni una palabra y tiene un aspecto descuidado y loco. Cuando aparece, siempre grita y lanza gatos a la gente, y nunca se le acaban. Pero esta imagen que sólo debería ser para reírse de lo absurdo que se ve, también se ha transformado en un estereotipo para las mujeres, y ahí deja de ser chistoso.

Popularmente se cree que las mujeres que disfrutan de la compañía de los gatos están destinadas a la soltería, pasan mucho tiempo solas en su casa, en pijama y viendo televisión, mientras comen helado. Son cientos las referencias a este estereotipo que hay en las películas, y ya es casi parte del inconsciente colectivo.

Pero hay quienes se resisten a continuar bajo esta idea. Una de ellas es la cantante Taylor Swift. Regularmente posa en las redes sociales con sus gatos Meredith Grey y Olivia Benson con mucho orgullo. Además ha aparecido en comerciales con gatos y siempre logra mantener su sensualidad. 

Meerkat Manor.

A photo posted by Taylor Swift (@taylorswift) on

Su amor por los gatos es públicamente conocido porque ella se ha encargado de que así sea.

«Es una batalla diaria para mí no comprar más gatos». 

Aunque también ha demostrado que no por eso va a encajar en ese estereotipo de solterona loca por los gatos.

La presentadora de televisión australiana y columnista, Julia Baird, elogia esa actitud que ha adoptado la cantante para eliminar estas creencias de la cultura popular. Y sostiene que «debería señalarse que muchos hombres también aman a los gatos. Ernest Hemingway era loco por los gatos de seis dedos y unos pequeños gatos jugaban con el diario de Winston Churchill mientras lo leía y se sentaban a su lado en las comidas». 

Al igual que Swift, la cantante Kesha también ha sido una exponente de esta liberación del estereotipo y muestra cómo los imágenes de mujeres desarregladas y tristes con sus gatos están más en la imaginación que en la realidad. Ella pasea con su gato por la calle viéndose glamorosa, mientras Swift incluso viaja con su peluda mascota en primera clase. 

Captura-de-pantalla-2015-10-06-a-las-13.27.41
xkesha

She was completely exhausted from all the other naps she had taken that day.

A photo posted by Taylor Swift (@taylorswift) on

Es cierto que estas mujeres están solteras, pero esa no es la razón por la que deciden tener gatos, como dicen los prejuicios. Simplemente no están a la caza de un hombre para poder estar contentas. Como Rihanna dijo cuando le preguntaron qué era lo que buscaba en un hombre: «No estoy buscando un hombre, partamos por ahí». 

Puede interesarte