Por Camilo Fernández
4 junio, 2018

Es impactante la foto de la cantidad de bolsas que tenía.

Duró menos de una semana con vida. Trataron de rescatar a la ballena cuando fue avistada flotando incapacitada de nadar en el canal de Songhkla en Tailandia, pero los esfuerzos médicos fueron insuficientes al daño que la humanidad le hizo. Por que sí, fue culpa de nosotros que este cetáceo muriera. 

Tras vómitos y convulsiones, a esta ballena piloto se le encontraron 80 bolsas de plástico en su estómago. 

https://twitter.com/Greenpeace/status/1003482739792805890

Su vida terminó por obstrucción intestinal y antes de morir expulsó por la boca cinco bolsas de plásticos entre espasmos.

En total, según informó el departamento de Recursos Costeros y Marinos, las 80 bolsas encontradas tras la autopsia, pesaban 8 kilos. 

Tailandia es uno de los países que más bolsas de plásticos consume en el mundo, causando la muerte de centenares de animales cada año que viven cerca de las costas del sur del país.

La víctima esta vez fue un macho joven hallado entre la vida y la muerte cerca de la frontera con Malasia, simplemente flotando a la deriva.

La obstrucción de las bolsas le impidió ingerir cualquier otro alimento, según explicó el biólogo de la Universidad Kasetsart de Bangkok, Thon Thamrongnawasawat, a la agencia AFP.

Agregó que  al menos 300 animales marinos, como ballenas, tortugas marinas o delfines, mueren cada año en aguas tailandesas tras haber engullido residuos plásticos.

Greenpeace, a raíz del caso, denunció que 8 millones de toneladas de basura van a parar a los océanos todos los años.

Puede interesarte