Por Antonio Rosselot
27 mayo, 2020

Con el nacimiento de la pequeña Ash en el Australian Reptile Park (Gosford, Australia), los conservacionistas y científicos del país esperan que se inicie una temporada exitosa de crianza para una especie que casi se extingue por culpa del fuego.

Este año pareciera ser una broma de mal gusto para la humanidad, ya que ha estado colapsado de acontecimientos atroces y situaciones complicadas.

Y si bien el coronavirus se tomó todos los espacios posibles de debate e información no olvidemos que, en los meses anteriores, una enorme ola de incendios forestales atacaba con fiereza a toda Australia, arrasando con más de 18 millones de hectáreas y un billón de animales salvajes.

La población de koalas fue una de las que más sufrió, disminuyendo en un 85% su cantidad de ejemplares en la provincia de Nueva Gales del Sur, por ejemplo.

Pero afortunadamente, los incendios ya son cosa del pasado y, ahora, el Australian Reptile Park —ubicado cerca de la ciudad de Gosford— celebra la nueva vida y el futuro de sus especies: hace unos días nació la primera koala de la era post-incendios en la isla.

Australian Reptile Park

El personal del zoo bautizó a esta pequeña koala como Ash —»ceniza» en español— en honor a la temporada de incendios que azotó al país, conocida como «Verano Negro»Black Summer—. Como aún se está midiendo el enorme daño a la población de koalas durante los incendios, el nacimiento de Ash es un motivo para celebrar.

«Ash representa el comienzo de lo que esperamos sea una nueva temporada exitosa de crianza. ¡Fue increíble a Ash sacando su cabeza de la bolsa de su madre por primera vez!»

Dan Rumsey, cuidador del zoo

Las koalas hembras generalmente tienen una cría al año, pero también pueden pasar dos o tres temporadas seguidas sin parir. Y después del terror y el estrés que les causaron los incendios, es entendible que muchos koalas hayan frenado sus procesos de reproducción.

Australian Reptile Park

El camino es largo: puede que los koalas sean declarados en peligro de extinción, por lo que recuperar su población tomará un buen tiempo. De todas maneras, el proceso ya comenzó felizmente con la pequeña Ash.

Puede interesarte