Por Felipe Costa
11 febrero, 2021

Nat, Tony y Ezekiel nacieron luego de que su madre dejara los huevos enterrados en la arena. La reproducción de esta especie de lagartos filipinos hoy en día es tan poco común que le dieron total prioridad al monitoreo de sus nacimientos. El principal enemigo es el humano que por años ha destruido sus hábitats.

De seguro cuando escuchas de dragones, lo primero que se te viene a la mente son esos seres mitológicos que aparecen en cuentos o en películas. Unos lagartos gigantes con alas que pueden escupir fuego y vivir rodeados de oro. Pues la realidad es que los denominados dragones en la vida real se alejan bastante a dicha caracterización, pero siguen siendo especies tan únicas que desprenden su propia belleza.

The Birmingham Zoo

En el Zoológico de Birmingham, ubicado en Alabama, Estados Unidos, acaba de darse un suceso sinigual, luego de que tres dragones filipinos salieran de sus delicados huevos para conocer la vida. Fueron llamados Ezekiel, Nat y Tony y son el fruto de arduos años de trabajo por parte del recinto de lograr la reproducción de esta especie.

La madre dragona enterró los huevos a medio metro de profundidad en la arena y una vez los cuidadores se dieron cuenta, monitorearon cada día hasta estuvieran listos para nacer. El primero en salir fue Tony, pero los otros dos tuvieron problemas.

The Birmingham Zoo

Si bien Tony logró nacer de manera más natural, los otros dos huevos no presentaban señales de movimiento, por lo que el zoológico los tomó con mucho cuidado y los llevó a una incubadora. El proceso fue tenso pero emocionante a la vez, dando una gran satisfacción a los cuidadores cuando ambos salieron del cascarón. Los diminutos lagartos se acomodaron a su hábitat rápidamente.

“Aunque son pequeños ahora, con alrededor de 15 gramos, Algún día estos lagartos medirán un metro de largo y pesarán 1,5 kilogramos. Los dragones aleta de vela filipinos están clasificados como vulnerables debido a la pérdida de hábitat, a ser cazados para alimentarse y a ser populares en el comercio de mascotas”.

–Zoológico de Birmingham en Instagram

The Birmingham Zoo

Como cuenta el zoológico, la mayor amenaza de la especie es el ser humano. Afirman que el avance desproporcionado de la industria maderera a acabado con los dragones en cuestión de décadas.

The Birmingham Zoo

Desde el Zoológico de Birmingham esperan que Tony, Nat y Ezekiel crezcan sanos y activos, convirtiéndose en todo un desafío para los cuidadores sabiendo la gran responsabilidad que tienen frente a una especie tan única y extraña, esperando a su vez, que la conservación de los dragones, en espacios naturales se logre algún día.

Puede interesarte