Por Cristofer García
6 abril, 2021

“La inscripción estaba cubierta con paja de pino. Así que tuve que apartarla para leer lo que tenía que decir la lápida”, contó el hombre llamado Zach Medlin.

Los amantes de los perros siempre querrán lo mejor para sus mascotas. Por eso, cuando un peludo se vuelve un integrante más de su familia, le harán tener la mejor vida posible e incluso le dan una despedida especial cuando les toca partir a otro plano existencial.

Así parece ser el caso de Buddie, un perro que fue enterrado en el Parque Kiroli en West Monroe, Louisiana, Estados Unidos, y cuya tumba ha dejado sorprendidos a muchos. Tal como si se tratara de una persona, escondida entre la vegetación está la lápida de este canino con un tierno mensaje.

Zach Medlin fue quien encontró la morada de Buddie cuando estaba paseando a su perra Serena, una terrier de Staffordshire a la cual le falta uno de sus ojos. Su peluda al notar al tumba decidió ir a investigar más y ahí dieron con el lugar de entierro acompañada de una piedra tallada.

Lora Peppers

“La inscripción estaba cubierta con paja de pino. Así que tuve que apartarla para leer lo que tenía que decir la lápida”, dijo Medlin a The Dodo.

En la inscripción se leía: “Buddie, 1928 – 1941. Nació un perro / Murió un caballero“, lo cual dejó muy claro lo importante que fue este perro para la vida de su familia, luego de unos 12 o 13 años de vida.

Zach Medlin

Aunque era un detalle tierno, Zach se preguntaba por que los dueños de Buddie habían decidido enterrarlo en este enorme parque público, donde transita tanta gente a diario, en vez de hacerlo en las cercanías de su hogar.

Se podría especular que sucedió hacer mucho tiempo, unos 80 años, y para entonces quizás este terreno era totalmente distinto. Sin embargo, no deja de ser un mensaje claro del amor que sentían por su amigo de cuatro patas.

“Me alegra saber que Buddie ayudó a sus dueños a atravesar la Gran Depresión. Todos los perros merecen una lápida“, comentó Zach.

Zach Medlin

Sobre la vida de este perro se conocía una leyenda en la población, sobre que fue un heroico can que rescató a un niño en el lago del parque. Sin embargo, la usuaria Lora Peppers de la página Find a Grave, afirmó haber encontrado un recorte de periódico de 1993 con la historia real.

“Dice lo siguiente: ‘Según la Sra. Dee Strickland, el perro pertenecía al Sr. y la Sra. Albert H. Jones, 215 Breard Street, Monroe. La Sra. Strickland vivió con la (familia) Jones en 1932. El perro era un hermoso setter irlandés. El Sr. Jones lo llevaba con frecuencia al Parque Kiroli para correr, así que cuando murió, decidió enterrarlo en el Parque Kiroli‘”, relató Lora.

Lo cierto de este perro es que en vida de seguro fue tan bueno no podían dejar morir su memoria.

Puede interesarte