Le dio una segunda oportunidad luego de que una voluntaria del refugio le rogara para que se la llevara. Años después, la perrita le devolvió el favor a la mujer.

No todos los refugios pueden tener a los perritos eternamente allí. Si bien hay varios que mantienen perros hasta su vejez y último día de vida, otros, por temas de espacio, deben sacrificar a sus animales luego de un tiempo prudente de espera de adopción.

Cabe destacar que con la eutanasia los animales no sufren, es como si recibieran anestesia y luego no despiertan más. Pero es muy triste saber que a un animal se le niega recibir amor, vivir experiencias geniales y ser feliz solo porque nadie quiere llevarlo a casa y darle una familia.

Esta perrita llamada Ruby, estaba a punto de ser sacrificada luego de que nadie quisiera adoptarla. Sin embargo, Patricia Inman, una de las voluntarias del albergue en el que estaba, se negaba a abandonarla… y hasta el último día buscó a algún hombre interesado en su adopción.

Youtube @Today

La entrenó para controlar su hiperactividad, y aunque parecía estar progresando… no era suficiente para encontrar un dueño. Y a solo horas de su eutanasia, la chica llamó a Matthew Zarella, un sargento de la Policía de Rhode Island y le rogó que le diera una oportunidad a la fiel Ruby.

Jamás imaginó que unos años después, la perrita le devolvería el favor.

Youtube @Today

El policía se la llevó a casa y descubrió que la perrita era demasiado inteligente, así que contactó al oficial Daniel O’Neal y le hizo una propuesta que no pudo rechazar. Justo andaba en búsqueda de un compañero K-9, así que cuando Zarella le ofreció que mantuviera a Ruby como suya, se emocionó al cumplir el sueño de toda su vida y tener un fiel compañero de trabajo.

Los siguientes 4 meses fueron de intenso entrenamiento, hasta que la perrita llegó a ser un miembro más de la policía.

Cuatro años más tarde, Ruby estaba a punto de cumplir un propósito mucho más importante.

Youtube @Today

Un día la policía recibió una llamada que daba cuenta de un adolescente desaparecido en un bosque. O’Neal y su perra se adentraron en el sector para buscar al chico, y a medida que avanzaban por el sendero, Ruby se mostraba cada vez más inquieta, tanto, que de pronto se desvió del camino y comenzó a ladrarle con urgencia al oficial.

Al seguirla, descubrió al chico desaparecido. Estaba gravemente herido y necesitaba atención médica de inmediato. 

Youtube @Today

Más tarde, cuando la madre del chico habló con el oficial para saber los detalles de la búsqueda y se enteró de que la perra que había salvado a su hijo se llamaba Ruby, supieron que había una conexión entre ellos. Ella era Patricia Inman, la voluntaria del refugio que había hecho todo lo posible por dar en adopción a la perrita antes de que la sacrificaran hace unos años atrás.

¡Vaya manera de agradecerle!

Puede interesarte